Si el cuerpo te pide una depuración para recuperar la vitalidad y el equilibrio del organismo, aquí tienes algunas pautas sencillas para la estación que comenzará, la primavera, que es el momento idóneo para limpiar el cuerpo.

Cuerpo limpio, ¡primavera radiante!

Cuando comemos alimentos no-fisiológicos (alimentos de origen animal, procesados, harinas, azúcares refinados, etc.) o alimentos mal combinados, la digestión no puede efectuarse correctamente y se crearan fermentaciones y putrefacciones que nos dejarán sin energía, entre otras consecuencias orgánicas y fisiológicas. Es por ello, que tendremos que actuar si no queremos complicaciones por proliferación elevada de microorganismos nocivos.

Lo primero y lo más importante para tener un buen combustible energético y reparar el organismo rápidamente es alimentarnos de alimentos llenos de enzimas, nutrientes y vitalidad: frutas y verduras en su estado natural y, a ser posible, recién recolectados.

Para realizar esta depuración desayunaremos un zumo o un batido verde, a partir de las dos horas de habernos levantado. Si ves que el jugo no te sacia bastante, hazte un batido, tanta cantidad como necesites (500ml, 1 litro..) y te lo vas tomando a lo largo de la mañana con intervalos de una hora.

Zumo hecho con una extractora de jugos lenta:

  • 3 ramas de apio (tallos y hojas)
  • 4 hojas de col kale o col rizada (tallos y hojas)
  • 2 manzanas Granny Smith
  • 1 trozo de jengibre
  • 1 limón

Batido verde

  • 4 o 5 hojas de col kale sin los tallos
  • Las hojas de dos ramas de apio (el tallo no)
  • 2 manzanas Granny Smith
  • 1 trozo de jengibre
  • 1 limón

A partir de las 12, y siempre que tengamos hambre, almorzaremos haciendo una comida limpia (que no ensucie el cuerpo, es decir, libre de productos animales, harinas, soja y azúcar), rico en hojas verdes que contienen una fibra que actúa de escoba intestinal, y al mismo tiempo, que nos aporte todos los nutrientes, según nuestra constitución y actividad física. En este punto es importante tener en cuenta la combinación correcta de los alimentos para evitar las fermentaciones. Esta comida puede ser una ensalada de muchos colores con hoja verde abundante, raíces, germinados y semillas activadas.

Y, por último, cenaremos, siempre antes de las 19h, una sopa o crema de verduras con una cucharada de semillas de cáñamo peladas.

Con este plan, donde dejamos el cuerpo unas 15 o 16 horas en ayuno, estamos ayudando a que el organismo recupere su capacidad innata de autocuración y eliminación de toxinas de forma cómoda y progresiva, sin sufrir los efectos adversos de las desintoxicaciones severas.

Además de estas pautas alimenticias, también tenemos que hacer ejercicio físico moderado y dormir un mínimo de 8 horas para disfrutar de una ¡vitalidad y energía radiante!

Autora: Eva Roca, cocinera, nutricionista holística y profesora de yoga

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer Bio Eco Actual

Deja un comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí