Sabemos que es el mineral más conocido entre la población y el más abundante en el organismo. Desempeña un papel crucial en la salud ósea, y además es esencial para muchas otras funciones.

calcio calci

Así, se ve implicado en la contracción y el crecimiento muscular, la comunicación eléctrica y la transmisión nerviosa, la coagulación sanguínea, la función cardíaca, y otras funciones hormonales, enzimáticas y del metabolismo en general.

El líquido extracelular debe tener una proporción constante de calcio para funcionar normalmente y también debe haber suficiente en el interior de las células, ayudando en sangre a mantener el equilibrio ácido base en los niveles necesarios para la vida.

En cuanto a las fuentes de calcio, si preguntáramos en la calle cual es la más importante, creo que la mayoría de las personas pensarían en los lácteos; sin embargo, vamos a ver alternativas más saludables y eficaces.

La principal fuente de calcio  es la comida. Para que la asimilación sea buena, importa que la relación entre el calcio y el fósforo tenga una determinada proporción; de forma que si hay más fósforo (como ocurre en el lácteo), éste se une al calcio formando fosfatos que hacen ineficaz el uso del mismo. La absorción también se puede ver limitada por la toma de antiácidos, los fosfatos de los aditivos alimenticios, o los carbonatos y oxalatos de los alimentos (bebidas carbonadas…).

Excelentes fuentes de calcio son el sésamo, las almendras, el boniato, las algas en general y las hiziki en particular (tienen unas 14 veces más calcio que la leche), y las verduras de hoja verde como la col rizada, el kale, el brócoli, berros, perejil, col china, coles de Bruselas, coliflor, colinabo, o las hojas de las raíces. Las espinacas y acelgas también tienen abundante calcio, pero al tener muchos oxalatos lo hace menos biodisponible con lo que no se absorbe tan bien.

Por otro lado hay alimentos que favorecen la pérdida del mineral: el azúcar, los alimentos refinados, las grasas saturadas y el exceso de proteínas de origen animal (carne, pescado, huevos y lácteos), acidifican el medio interno, haciendo que el calcio salga del hueso para compensar esa acidificación y alcalinizarnos.

Mi consejo para despreocuparnos del calcio es que tomes con frecuencia los alimentos arriba mencionados, y que disminuyas o elimines los descalcificantes o que impiden su absorción. Y tomar el sol sin protección unos 15 minutos tres veces por semana ¡para activar la vitamina D!

Autor: Dra. Eva López Madurga. Médico especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública Nutrición y Macrobiótica – www.doctoraevalopez.com

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer Bio Eco Actual

Deja un comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí