Llega el frío invernal, la niebla, la humedad, y con ello aumenta el riesgo de resfriados, catarros, dolor de garganta…etc. Es tiempo de mantener unas defensas sanas y activas para hacer frente a las agresiones invernales. Los esenciales de invierno son los extractos de: equinácea,  propóleo, las semillas de pomelo, la esencia de limón y el aceite esencial de tomillo.

Cuidar del resfriado de forma natural. Fitoterapia y apiterapia en sinergia

El extracto de equinácea

La equinácea se ha utilizado tradicionalmente para tratar o prevenir los resfriados, la gripe y otras infecciones.  Posee una acción sobre el sistema inmunológico, que ha sido ampliamente reportada y  puede ayudar a combatir las infecciones.

El propóleo

En la composición del propóleo destaca su gran riqueza en diferentes bioflavonoides, que le confieren las propiedades antiséptica, antibiótica y antioxidante. Al propóleo se le atribuyen también propiedades antimicóticas, antiinflamatorias, cicatrizantes, antialérgicas y analgésicas. Utilizado desde la antigüedad, en la actualidad diferentes estudios científicos avalan sus propiedades únicas para el cuidado de las afecciones del sistema respiratorio durante la estación invernal, ampliándose su uso en las afecciones genito-urinarias y digestivas.

El extracto de semilla de pomelo

Las diferentes investigaciones sobre la composición de la semilla de pomelo y su pulpa (Citrus paradisi Macfad.) han revelado la presencia de flavonoides, siendo el principal la naringina y su aglicona la naringenina (flavanona), que le confiere su característico sabor amargo.  Posee una acción antibacteriana de amplio espectro, potente y eficaz, además con efecto fungicida y antiviral.

La esencia de limón cáscara

La esencia de limón-cáscara posee una acción antimicrobiana. Su acción bacteriostática viene dada por su contenido de su componente mayoritario, el limoneno, presente en una elevada proporción (60-70%).

El aceite esencial de tomillo

Para la obtención del aceite esencial de Tomillo,  se destila la planta entera en flor. El aceite esencial de tomillo-timol es un excelente antibiótico, de acción sobre la esfera bronco-pulmonar, con propiedades inmunoestimulantes y expectorantes, resultando ideal para el tratamiento, en el adulto, de los resfriados, catarros, gripes, laringitis, faringitis, bronquitis,  además de poseer un efecto tónico, reconstituyente y antifatiga, muy útil durante las convalecencias, en infecciones repetitivas y en las infecciones gastrointestinales.

Autora: Maribel Saíz Cayuela, Licenciada en Ciencias biológicas

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer Bio Eco Actual

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here