Hoy en día muchas personas se ven afectadas por problemas comunes a la hora de hacer la digestión, como  gases, reflujo, estreñimiento, etc. Aunque cada uno tiene un abordaje específico a través de la alimentación, me gustaría hablar hoy de algunos tés que tienen la propiedad de mejorar la digestión. La ventaja de los tés es que al ser líquidos se absorben fácilmente y actúan rápidamente en todo el organismo.

El primero es el té de tres años. También se le conoce como Kukicha (cuando lo que se usa son las ramas) o  Bancha (cuando lo que se usa  son las hojas). Proviene de la planta del té donde las ramas y hojas permanecen durante tres años en la planta secándose al sol. En este proceso se pierde la teína casi por completo por lo que este te no tiene efectos excitantes y aumenta el contenido  de la planta en minerales y vitaminas; de hecho tiene mucho más calcio que la leche de vaca y más del doble de vitamina C que la naranja. Mejora y alivia las náuseas y la gastritis, refuerza la digestión en general, tonifica el corazón y también es útil en nefritis e infecciones de vejiga. Alcaliniza rápidamente la sangre y por lo tanto ayuda en casos de cansancio o inmunidad baja. Se puede tomar caliente en épocas de frío y frío en épocas de calor (es una bebida deliciosa en verano si al prepararla añadimos una cáscara de limón o de naranja).

alimentacion consciente tes medicinales

Otro te del quiero hablar es el té de diente de león. Esta planta abunda en la primavera y se utiliza en prácticamente todo el mundo. Facilita la digestión, estimula el apetito, aumenta la producción de bilis y como tal es excelente para los problemas de hígado y vesícula. Además  este té también tiene efectos diuréticos ayudando al organismo a eliminar sustancias tóxicas. La raíz de diente de león puede ser usada también en la cocina y  también se pueden tostar y transformarla en “café” que además de las propiedades del té, aumenta la vitalidad y la concentración mental.

Otro té que quizás el lector no conozca tanto o esté menos familiarizado con él es el té de arroz tostado. Este té es de elaboración casera. Hay que tostar dos cucharadas de arroz integral biológico en una cazuela (en seco) hasta que se dore (moviéndolo para que no se queme), después juntarlo con un litro de agua, llevar a ebullición, y cocinar a fuego medio bajo 7-9 minutos. Es excelente para remineralizar y tonificar la digestión.

Si tus digestiones son débiles, además de cambiar tu alimentación, puedes incorporar algunos de estos tés regularmente.

Autor: Dra. Eva T. López Madurga. Médico especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública.  Consultora de Nutrición, Macrobiótica y Salud Integral – www.doctoraevalopez.com
Bio Eco Actual Abril 2017

Deja un comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí