Comer pipas de girasol es una tradición que han aprendido y practicado generaciones y generaciones de niños y adolescentes. Sentarse en un banco, unas rocas, la playa o el césped de un parque, y charlar con los amigos mientras rompen las cáscaras con los dientes y se comen las semillas es una costumbre que no debería perderse o relegarse solo a la temporada estival. Qué mejor para un niño o una niña que disfrutar de un rato de amistad al aire libre, lejos de móviles y otros dispositivos electrónicos.

Comer pipas nutritiva merienda entre amigos

Pero es que además, las semillas de girasol son un alimento muy nutritivo en todas las edades y especialmente recomendables en la infancia. Son uno de los alimentos más ricos en vitamina E, un potente antioxidante que suele ser deficitario en la dieta de los niños. Un solo puñado de pipas ya peladas (30 gramos) aporta toda la cantidad de esta vitamina que necesita al día una niña de 7 años. También nos ofrecen las pipas un aporte excelente de tiamina (vitamina B1), de minerales, sobre todo cobre, selenio, fósforo y magnesio, y de proteínas (30 gramos cubren aproximadamente un cuarto de las necesidades diarias de los niños/as de 5-8 años).

Las semillas de girasol son un alimento muy nutritivo en todas las edades y especialmente recomendables en la infancia

No debemos dar pipas enteras a nuestros hijos hasta que no estemos seguros de que son ya capaces de masticar y tragar perfectamente – generalmente alrededor de los 4 o 5 años, pero cada niño es diferente. Al principio es mejor comer las pipas con ellos y enseñarles cómo se pelan y mastican, antes de que empiecen a hacerlo con sus amigos.

Los niños más pequeños también pueden aprovechar el valor nutritivo de las semillas de girasol, pero se las tenemos que ofrecer bien molidas. A partir de los 6-7 meses ya podemos introducir este alimento en la dieta de los bebés, al principio basta una cucharadita de postre de semilla molida mezclada con el puré de verduras o con cualquier plato de arroz, pasta, cuscús o quinoa. Con las semillas de girasol también se puede preparar mantequilla, igual que lo haríamos con cualquier otro fruto seco o semilla, o comprarla ya preparada. Esta mantequilla se puede untar en pan o en tortitas de arroz inflado, y es una buena base para un paté vegetal.

A pesar de que España produce mucho girasol, la mitad de las pipas que se consumen en nuestro país son importadas de EEUU

Es siempre preferible elegir variedades locales y de cultivo ecológico. También es importante evitar aquellas a las que se haya añadido mucha sal; idealmente deberían tener 0,2 g de sal o menos (por 100 gramos).

Autora: Miriam Martínez Biarge, Médica Pediatra | mipediatravegetariano.com

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer Bio Eco Actual Octubre 2018

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here