PATROCINADO POR
Viridian. Ethical vitamins with an organic heart

Ayudas digestivas para paliar los excesos navideños

Ya pasaron las fiestas Navideñas, las comidas copiosas, los excesos quizás, de dulces y de alcohol. Aprovechemos la fuerza iniciadora de un nuevo año para proponernos comer de manera saludable y nutritiva de una vez por todas. Llevar una buena alimentación no nos asegura gozar de una salud de hierro, pero llevar una mala alimentación seguro que nos va a afectar negativamente tarde o temprano.

Resetea tu cuerpo y empieza bien el año resetear el cuerpo

Para empezar de cero sería muy interesante hacer un reset con una depuración suave para eliminar las toxinas acumuladas. Al ser invierno, no es nada aconsejable hacer un detox a base de zumos o ensaladas que pueden enfriar demasiado el organismo. De hecho, si queremos comer crudos siempre los combinaremos con alimentos cocinados, por ejemplo en una ensalada tibia con escarola, rúcula, endivias (amargos que nos ayudan a depurar) o unos germinados encima de una crema de verduras.

En nutrición, muchas veces es más importante lo que quitamos que lo que ponemos y en una depuración es imprescindible porque no podemos estar limpiando por una parte y ensuciando por otra. Lo primero que tenemos que hacer es eliminar el café, azúcar, grasas de mala calidad, fritos y todos los ultraprocesados.

Nuestra alimentación se tiene que basar en alimentos reales que podemos reconocer tal y como nos los ofrece la naturaleza o que han sufrido un mínimo procesamiento como es el caso del aceite de oliva virgen. Así que llenemos la despensa de verduras de temporada como la familia de las coles (brócoli, coliflor, kale, repollo, col lombarda), nabo, zanahoria, hinojo o verduras de hoja verde como las acelgas y las espinacas. Con ellas llenaremos la mitad del plato y lo completaremos con cereales integrales y legumbres.

Nuestra alimentación se tiene que basar en alimentos reales que podemos reconocer tal y como nos los ofrece la naturaleza

El gran aliado de la depuración en meses de frío es el caldo de verduras, que podemos preparar a base de verduras de raíz como la zanahoria o la chirivía, nabo daikon, puerro, cebolla y completarlo con setas shiitake, algas y jengibre. En el caldo caliente puedes añadir una cucharada pequeña de miso. El daikon, las setas y el miso nos ayudan a depurar, el jengibre nos va aportar calor interno y las verduras y las algas nos remineralizan. Podemos tomar una taza de caldo diaria, antes de la comida o entre horas.

Suplementación y ayudas naturales

El hígado está implicado en múltiples procesos y es muy importante descongestionarlo para que pueda llevar a cabo sus funciones de depuración, fabricar bilis y facilitar la digestión de las grasas.

Una manera muy sencilla y económica es con la cura del aceite y el limón en ayunas. Durante un mes toma una cucharada sopera de aceite de oliva virgen y una de limón. Espera 10 minutos antes desayunar. Esta combinación promueve una descarga de bilis y es muy útil para descongestionar el hígado.

Preparados depurativos de venta en herboristerías. Ya sea en tintura o en ampollas nos pueden facilitar nuestro plan de depuración porque son fáciles de tomar y nos las podemos llevar fuera de casa. Suelen combinar varias plantas como la alcachofera, boldo o rábano negro. Ten en cuenta que son plantas muy amargas, pero de allí su poder depurativo.

Infusión depurativa: otra opción es hacernos tisanas a base de plantas depurativas hepáticas como el boldo, alcachofera, desmodium o cardo mariano. También le podemos añadir alguna planta diurética como la cola de caballo o el diente de león que nos ayudará a eliminar líquidos.

*La suplementación debe ser prescrita y supervisada por un profesional de la salud

Autora: Lluca Rullan, periodista especializada en nutrición y salud natural. Dietista con perspectiva integrativa

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer Bio Eco Actual Enero 2019

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here