Los niños cada vez consumen más cafeína. Un estudio reciente en Estados Unidos reveló que hasta tres cuartas partes de los niños/as de 2-11 años la tomaban a diario.

¿Pueden los niños tomar cafeína?

En el pasado, los niños tenían difícil acceso a esta sustancia, pues se encontraba principalmente en el café y en el té. Sin embargo, hoy en día encontramos cafeína en decenas de productos al alcance de los niños, principalmente en los refrescos de cola y en las bebidas energéticas y para deportistas, además de en el chocolate y en las bebidas chocolateadas y hasta en algunos medicamentos.

¿Qué efectos tiene el consumo de cafeína en los niños?

En gran parte todavía son desconocidos, ya que la mayoría de los estudios se han llevado a cabo en adultos. La cafeína a dosis bajas (menos de 400 mg/día, equivalente a 3-4 tazas de café o 10 tazas de té negro) no tiene efectos negativos en los adultos y podría tener algunos efectos positivos, como aumentar la alerta y la capacidad de concentración y disminuir la sensación de cansancio.

Además, el café y sobre todo el té, tienen una alta concentración de antioxidantes. El consumo regular de té verde parece tener un papel protector frente a las enfermedades cardiovasculares, el infarto cerebral y algunos tipos de cáncer.

Sin embargo, en los niños, la cafeína puede ser más perjudicial que beneficiosa, ya que su cerebro en desarrollo es mucho más sensible a sus efectos. Los niños y adolescentes que consumen regularmente cafeína muestran más ansiedad, hiperactividad y problemas de sueño. Además en los niños produce taquicardia y elevación de la tensión arterial a dosis mucho más bajas que en los adultos. La intoxicación aguda tras tomar varias unidades de bebidas energéticas, ha producido convulsiones, arritmias cardíacas e incluso la muerte de algunos adolescentes en los últimos años.

Los niños y adolescentes que consumen regularmente cafeína muestran más ansiedad, hiperactividad y problemas de sueño

Un problema añadido es que las bebidas y refrescos con cafeína aportan mucho azúcar, que puede potenciar sus efectos en el cerebro infantil.

Algunas asociaciones médicas recomiendan que los niños y adolescentes no tomen más de 2,5 mg de cafeína por kg de peso corporal al día. Para una niña de 5 años y 20kg esto supone 50 mg, la cantidad contenida en una taza de té negro o en un refresco de cola. Pero otras instituciones, como la Academia Americana de Pediatría,  van más lejos y desaconsejan cualquier cantidad de cafeína en los menores de 12 años.

Como padres, es importante que sepamos dónde se encuentra la cafeína y que limitemos al máximo el acceso de nuestros hijos a estos productos.

Autora: Miriam Martínez Biarge, Médico Pediatra

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer Bio Eco Actual Enero 2019

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here