El sistema inmunológico del ser humano es un entramado ordenado de elementos perfectamente interrelacionados y organizados, que permite ofrecer resistencia y actuar frente a la acción de patógenos, microorganismos y sustancias alérgenas, cuya finalidad es la de proteger el organismo, para que éste pueda mantenerse en condiciones óptimas. El sistema inmune pues, tiene que ser capaz de reconocer y neutralizar a los agresores externos en un proceso perfectamente organizado. La inflamación es un síntoma de la presencia de infección, cuando el proceso termina los tejidos tienden a repararse progresivamente. Otoño es ideal para depurar y fortalecer nuestra inmunidad.

Otoño, la estación para depurar y fortalecer nuestra inmunidad

Existen alimentos ricos en fitonutrientes, que pueden ayudarnos a mantener activo el sistema inmune, también a modular su acción y facilitar la protección y reparación de las mucosas.

Como premisa, disponer de un cuerpo limpio es fundamental para la prevención de la infección, es por ello recomendable iniciar una depuración, coincidiendo con el cambio estacional, depurar el organismo unos días nos permitirá fortalecer nuestra inmunidad.

Un cuerpo limpio es fundamental para la prevención de la infección

Si seguimos la estacionalidad, el otoño nos trae alimentos muy depurativos que podemos incluir a diario para facilitar el proceso depurativo. Entre las hortalizas, los diferentes tipos de rábanos y las crucíferas (col, col lombarda, colinabo, repollo, kale, brócoli, rábanos de diferentes tipos…), son alimentos con un gran contenido en minerales y oligoelementos que ayudan a alcalinizar y purificar la sangre, y además son grandes activadores de las enzimas de detoxificación, lo que nos proporcionará una depuración profunda. El limón, el pomelo, la granada y la manzana son frutas de la estación que nos ayudan también a depurar y a preparar nuestro sistema inmune para la prevención de gripes y resfriados.

Por otro lado, no hay que olvidar el bienestar de las mucosas, con el fin de protegerlas y favorecer su reparación. El otoño nos proporciona también alimentos con un elevado contenido en carotenoides, en este sentido son importantes todos los vegetales de hoja verde por su elevado contenido en clorofila y las hortalizas como las zanahorias, el boniato, la remolacha y todo tipo de calabazas; también los frutos rojos (arándanos, moras…), así como los higos, las granadas y las ciruelas negras, todos ellos son fuente de poderosos antioxidantes beneficiosos para proteger y reparar la mucosa respiratoria.

Autora: Maribel Saíz Cayuela, Licenciada en Ciencias biológicas, PGD. Dietética y nutrición.

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer Bio Eco Actual Noviembre 2019

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here