En ocasiones necesitamos estar fuera de casa por más de unas horas, bien porque vamos a pasar un tiempo visitando amigos o familiares, bien porque tenemos un viaje en coche o en tren o por alguna circunstancia similar. En todos estos casos, tener a mano una comida preparada para el bebé, que le podamos dar fácilmente con cuchara, nos puede facilitar mucho las cosas. Os hablamos de tarritos caseros para bebés.

Tarritos caseros para bebés

Hay pocos tarritos comerciales que valgan la pena. La mayor parte de los que son aptos para dietas vegetarianas y veganas suelen llevar solo verduras, por lo que son poco nutritivos.

Por eso la mejor opción es prepararlos en casa. De esta forma nos aseguramos de que al bebé le gustan los ingredientes, ya que los habrá probado antes, y además sabemos que tienen los nutrientes necesarios para constituir una comida completa.

Lo más práctico es aprovechar un día que estemos cocinando uno de los purés de verduras y legumbres que sabemos que le gustan a nuestro bebé, preparar más cantidad de la que vaya a comer ese día y congelar inmediatamente la cantidad que deseemos en porciones individuales.  De esta forma tendremos el tarrito listo para cuando lo podamos necesitar.

A la hora de preparar tarritos para congelar:

  • Usa verduras de temporada y siempre que sea posible, ecológicas.
  • Cocínalas al vapor o con la mínima cantidad de agua que sea posible y procura no desechar esta agua, así evitaremos pérdidas de vitaminas y minerales.
  • Una tercera parte del volumen del puré debe estar constituido por un alimento rico en proteínas: cualquier legumbre bien cocida, crema de cacahuetes, tahini, tofu o tempeh.
  • No añadas sal ni caldo concentrado.
  • En los purés que lleven verduras + legumbres o tofu, añade al final de la cocción unas gotas de aceite de oliva virgen. El tahini, el tempeh y los cacahuetes ya aportan su propia grasa, por lo que no es necesario añadir aceite a estos purés.

Tener a mano una comida preparada para el bebé, que le podamos dar fácilmente con cuchara, nos puede facilitar mucho las cosas

Además de tarritos de verduras y legumbres también puedes congelar raciones individuales pequeñas de papillas de una o más frutas recién trituradas, que pueden servir como postre tras el tarrito de verduras con legumbres. Otra opción que se congela bien es el arroz con leche. Si lo vamos a usar como sustituto de una comida conviene que añadamos almendras, avellanas u otro fruto seco molido (o su mantequilla) en el momento de la preparación.

Debemos usar contenedores específicos para bebés, libres de PBA, que sean aptos para el congelador. Es importante etiquetar todos los tarritos escribiendo en ellos la composición y la fecha de elaboración.

Autora: Miriam Martínez Biarge,  Médico Pediatra | www.mipediatravegetariano.com

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer Bio Eco Actual Enero 2020

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here