Comer buenas pizzas es una forma muy fácil de nutrirse con buenos carbohidratos de cereales. La clave de una buena pizza está en la masa, que ha de ser sabrosa, flexible y ligera. Es una masa fermentada porque para su elaboración se utiliza masa madre o en su defecto, levadura de panadería, que harán que crezca, tome aire y sea crujiente.

Cómo hacer una buena masa para pizza

Son parientes directas del pan y su composición es muy similar: harina, agua, levadura,  aceite y una pizca de sal marina. Se utilizan harinas de cereales con gluten como el trigo o la espelta.  Es mucho más nutritiva si se usa la harina integral,  con su germen y vitaminas, de cultivo ecológico.

Es mucho más nutritiva si se usa la harina integral, con su germen y vitaminas, de cultivo ecológico

Ingredientes

  • 300 g de harina de trigo o espelta
  • 125 ml de agua (a temperatura ambiente, 22ºC)
  • 15 gr de levadura fresca (o 1 cucharadita de postre de levadura granulada)
  • 2 cucharadas soperas de aceite de oliva
  • ½ cucharadita de postre de sal

Elaboración

  1. Se disuelve la levadura fresca en el agua -o se mezcla la granulada con la harina- y se echa con el resto de ingredientes en un cuenco grande. Se revuelve con una espátula de silicona, hasta que la mezcla tenga una consistencia que se pueda amasar. Así se evita que las manos  queden pegadas de masa cuando todavía está blanda. También permite ajustar las medidas, con un poco más de líquido si la masa está seca o un poco más de harina si está demasiado tierna.
  2. Se amasa sobre la superficie de trabajo, estirándola con los dedos y apretando con las palmas de la mano, mientras que se va girando para darle calor a toda la superficie de la harina. De cinco a diez minutos es suficiente, hasta que la masa adquiera una consistencia tersa y fina.
  3. Se hace una bola con la masa y se deja en un lugar templado cubierta de un paño durante una hora aproximadamente, hasta que haya doblado su volumen. Se vuelve a amasar, se estira con el rodillo y se coloca sobre la bandeja del horno, de nuevo en un lugar templado y cubierta con un paño para que vuelva a levar, durante media hora.
  4. Puede aprovecharse este tiempo para elaborar el relleno y para precalentar el horno a 200-250ºC. Cuando ha doblado su volumen se coloca en el horno durante 10 minutos. Se rellena y se vuelve a cocer otros 10 minutos.

Base para pizza sin gluten

Se necesita harina de trigo sarraceno o de arroz. Las proporciones son iguales, aunque  no se usa levadura, porque no necesita subir.  Es más rápida, porque al no llevar gluten no se ha de amasar. Sólo se han de mezclar los ingredientes hasta lograr una masa y extenderla. No necesita tiempo de reposo.

Autora: Mercedes Blasco. Nutricionista, Máster en Nutrición y salud | bonavida099.blogspot.com

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer Bio Eco Actual Abril 2020

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here