Si alguien nos habla de rosas, es probable que nos vengan a la mente flores hermosas de variados e intensos colores. Pero no nos imaginamos que, dentro de esta misma familia, las Rosáceas, también hay auténticas maravillas con excelentes propiedades para nuestra salud. Como es el caso del escaramujo.

Escaramujo, un aliado para nuestras articulaciones

El rosal silvestre, una planta medicinal conocida como rosa canina o rosa perruna, es un arbusto de hoja caduca, con tallos colgantes y cubiertos de fuertes y curvas espinas, que florece en verano y fructifica en otoño. Sus frutos, ovoides de intenso color rojo, son los escaramujos.

El escaramujo es un fruto silvestre comestible, de sabor ácido y dulce. Pero, precisamente, no destaca por su sabor y propiedades culinarias sino terapéuticas.

Con un elevadísimo contenido en vitamina C, nos ayuda a aumentar las defensas del organismo y, por lo tanto, a prevenir resfriados. Además, interviene en la formación natural de colágeno,  para el funcionamiento correcto de nuestros cartílagos. Es un potente antiinflamatorio y cicatrizante. También destaca su contenido en vitamina A, D, E y K.

Es ideal para combatir el cansancio, los estados de debilidad y ayuda a bajar los niveles de azúcar en sangre.

Pero lo más sorprendente es su efecto antioxidante y estabilizador de las membranas por lo que influye en la formación del tejido cartilaginoso. El responsable de este efecto es uno de sus principios activos recientemente aislado, un galactolípido sobre el que se han llevado a cabo varios estudios con conclusiones reveladoras, sobre su poder antiinflamatorio y sus aplicaciones para tratar la artrosis.

Su efecto antioxidante y estabilizador de las membranas influye en la formación del tejido cartilaginoso

En Dinamarca, en el Institute for Clinical Research de Kolding, trataron durante 3 meses a pacientes de prueba con osteoartritis. Durante este tiempo tomaron diariamente 5g de escaramujo en polvo y evaluaron la rigidez, el dolor articular y su bienestar general. Comprobaron que mejoró significativamente el dolor articular y la rigidez, además de una reducción importante en el consumo de otros analgésicos.

Un estudio paralelo, investigó sobre el efecto de este fruto en la movilidad de la cadera y las articulaciones de rodilla de pacientes afectados de artritis, y cómo ésta influía en sus actividades diarias. Durante el tiempo de estudio, cuatro meses, los pacientes comprobaron una considerable mejoría en cuanto a la movilidad de la articulación de cadera. El dolor se redujo de manera significativa mientras tomaban el polvo de escaramujo.

Pero lo más sorprendente de este último estudio, fue que estos efectos beneficiosos en cuanto a reducción de dolor y mejoría en la movilidad se mantuvieron de forma prolongada, incluso más allá de la duración del estudio.

Se está estudiando para aclarar si el escaramujo es eficaz para reducir la tensión arterial elevada ya que se ha comprobado que sí lo es para disminuir el colesterol LDL, o colesterol malo.

Vemos así, que el escaramujo es un gran aliado, tanto para el tratamiento de nuestras articulaciones como para la prevención del desgaste de éstas.

El consumo de escaramujo, debido a su alto contenido en vitamina C, provoca que sea nuestro propio organismo el que genera el colágeno.

Autores: Iván Iglesias, Experto universitario en Nutrición y Dietética, y Estela Nieto, Psicóloga, Master en psicopatología y salud, y especialista en psiconutrición.

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer Bio Eco Actual Mayo 2020

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here