En los últimos años cada vez se oye hablar más del arsénico y casi siempre, asociado al arroz. Parecería que el arroz contiene arsénico de forma natural, ¿es así? ¿Se ha convertido el arroz en un alimento peligroso?

Come arroz entero, integral y de cultivo ecológico, 2-3 veces por semana

¿Qué es el arsénico?

El arsénico es un metal pesado, tóxico para el ser humano, especialmente en su forma inorgánica. El arsénico inorgánico es un producto de la actividad industrial, desde donde llega hasta el agua de bebida y hasta las aguas subterráneas y de cultivo, siendo absorbido por muchas plantas durante su crecimiento.

Aunque todo el planeta está ya contaminado con arsénico, son algunas regiones, principalmente Sureste asiático y Sudamérica, donde el agua de consumo tiene más arsénico y donde los efectos indeseables de la exposición al arsénico son más evidentes.

La exposición crónica al arsénico puede producir problemas a nivel digestivo, renal y  cardiovascular. El arsénico es un carcinógeno y aumenta el riesgo de padecer cáncer de pulmón, vejiga y piel.

¿Por qué en el arroz?

El arroz, al crecer en humedales, es más vulnerable y concentra más arsénico que otros cereales. Sin embargo, como en España el consumo de arroz es relativamente bajo, nuestra principal fuente de exposición al arsénico no es el arroz, sino los productos procesados elaborados con cereales en general, además del agua y los productos lácteos.

Come arroz entero, integral y de cultivo ecológico, 2-3 veces por semana

¿Es mejor dejar de consumir arroz?

No. Consumir arroz 2-3 veces por semana no va a incrementar significativamente nuestra exposición al arsénico; el peligro real lo tienen las personas que viven en regiones con aguas muy contaminadas y donde el arroz es el alimento principal de una dieta muy poco variada. Para reducir al máximo tu exposición al arsénico sin renunciar a las propiedades del arroz, sigue estos consejos:

  • Come arroz entero, integral y de cultivo ecológico, 2-3 veces por semana.
  • Evita productos elaborados con derivados del arroz, como el sirope, la harina, el salvado o la leche de arroz. No tienen las propiedades nutricionales del arroz entero y pueden ser sustituidos por alimentos similares.
  • Lava bien el arroz con agua a chorro antes de cocerlo y si puedes, cuécelo en un volumen de agua mayor y escúrrelo y acláralo de nuevo tras la cocción.
  • No des a los niños pequeños papillas de cereales que lleven harina de arroz. El mejor cereal para el bebé pequeño es la avena, y más adelante el trigo o la espelta. Cuando empiecen a comer arroz, que sea en forma de grano entero cocido, 2-3 veces por semana igual que los adultos.

Autora: Miriam Martínez Biarge,  Médico Pediatra.

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer Bio Eco Actual Junio 2020

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here