El plástico de un solo uso estaba en sus últimas horas: el año 2021 iba a marcar el final de las bolsas de plástico y de otros plásticos de un solo uso como pajitas y cubiertos. Sin embargo, a pocos meses de iniciar la puesta en marcha de estas medidas, este material, aparentemente en horas bajas, rebrota como la COVID-19 que lo sustenta en forma de mascarillasguantes y máscaras protectoras, entre otros equipos de protección individual, los llamados EPI.

El plástico de un solo uso resucita con la COVID-19

Para evitar el riesgo de infección frente al coronavirus, nos acompañan millones de productos de plástico, la mayoría desechables. En abril se recibían en España cuatro millones de mascarillas a la semana, según expuso el Ministro de Sanidad, Salvador Illa. Ahora se importan cinco veces más.

Hasta el 22 de mayo se han distribuido a comunidades autónomas y otros organismos más de 113 millones de mascarillas, más de 36 millones de guantes de nitrilo, más de 210.000 gafas de protección, más de 353.000 batas, 4,7 millones de test rápidos, más de 852.000 kits PCR y más de 880.000 de calzas o delantales, entre otros. Desde el 10 de marzo, en total el material sanitario supera ya los 159 millones de unidades.

La confección de mascarillas higiénicas de uno o varios usos ha empezado a ser ahora nacional, a cargo de una empresa española cuyo objetivo es la producción de diez millones de mascarillas mensuales.

A escala internacional, y según datos recogidos por los servicios aduaneros chinos, en el mes de marzo China vendió cerca de 3.860 millones de mascarillas a los países afectados por la pandemia, además de 37,5 millones de trajes de protección, 16.000 respiradores y 2,84 millones de kits de detección de la COVID-19.

En la actualidad, todos estos productos de plástico, la mayoría de usar y tirar y de complicado reciclaje –ya que se trata de artículos sanitarios– se fabrican por millones. En busca de un material para frenar los contagios en la pandemia de COVID-19, el plástico ha sido el mejor candidato.

“Es liviano, económico, duradero y versátil. Es raro encontrar todas esas características en un solo material. Pero todo eso conlleva un coste ambiental que, hasta hace poco, no se había incluido en la ecuación. Eso está empezando a cambiar”, indica a SINC Nicholas Mallos, director senior del programa Océanos Libres de Basura de la asociación Ocean Conservancy.

Además, no solo es ligero, ideal como material de protección personal, “su gran éxito radica también en su bajo coste económico”, recalca a SINC Ethel Eljarrat, investigadora en el Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua (IDAEA) del CSIC en Barcelona. Los precios bajos del petróleo debido a la pandemia podrían permitir fabricar mucho plástico aún más barato.

Los ecologistas temen que la industria del plástico haya explotado la emergencia sanitaria para sostener que el plástico de un solo uso es necesario para asegurar la vida de las personas seguras

Durante el confinamiento también ha aumentado el empleo de otros productos como los envases alimentarios y bolsas de plástico, artículos incluidos en algunas medidas, como el Real Decreto 293/2018, para reducir su uso.

“No es sorprendente que el consumo de plásticos de un solo uso haya aumentado drásticamente desde el comienzo de la pandemia: mientras que las personas soportan el confinamiento, la comida para llevar y la entrega a domicilio se han disparado”, señala Mallos.

Desde 2018, la directiva europea ha disminuido progresivamente el uso de las bolsas de plástico, que ya no eran proporcionadas gratuitamente en los comercios. A partir de enero de 2021 se iba a prohibir la entrega gratuita o no a los consumidores.

Eljarrat considera que lograr ahora esta medida será complicado debido a la situación. “La pandemia ha cambiado completamente nuestros hábitos de uso de plástico”, añade la experta. Este material de usar y tirar se ha convertido en el preferido por la sociedad ante el miedo al contagio y habrá que esperar a que se resuelva la pandemia para volver a concienciar sobre la problemática de los residuos.

Al decreto sobre las bolsas de plástico se sumaba la prohibición, gracias a la Directiva (UE) 2019/904 en la Unión Europea de ciertos artículos de un solo uso como bastoncillos de algodón, cubiertos, platos, palitos de globos y pajitas a partir de julio de 2021, y que será traspuesta al ordenamiento español a través del Anteproyecto de Ley de Residuos y Suelos Contaminados.

“La irrupción de la pandemia no debería afectar a esta medida y los estados miembros deberían afrontar estos objetivos evitando retrasarlos con la excusa de la COVID-19”, declara a SINC Eljarrat.

En este sentido, el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO) ha presentado esta semana unas orientaciones para la prevención y gestión de los residuos durante este periodo. Todas ellas van encaminadas a apoyar la economía circular y el cumplimiento de las directivas europeas.

Desde el Ministerio, además de la protección de los trabajadores, se recomienda, entre otras medidas, fomentar el uso y fabricación de mascarillas higiénicas reutilizables; reducir la utilización de guantes de un solo uso y ser rigurosos con las medidas de higiene; ofrecer soluciones alcohólicas o geles de desinfección para los clientes a la entrada y salida de los establecimientos; evitar en la hostelería el uso de vajillas desechables; disponer de un contenedor de envases independiente; y fomentar el empleo de las bolsas reutilizables –que deberán ser desinfectadas– ante las de un solo uso.

Como ocurre con las botellas y otros productos, muchos de los equipo de protección utilizados durante la pandemia acabarán en el medio ambiente.

Sin embargo, el material ha encontrado en la pandemia un aliado para justificar su presencia. De hecho, los ecologistas temen que la industria del plástico haya explotado la emergencia sanitaria para sostener que el plástico de un solo uso es necesario para asegurar la vida de las personas seguras. Ante su uso masivo actual, solo queda la gestión eficiente de estos residuos y un correcto reciclaje, además de fomentar materiales biodegradables.

Ahogados por el plástico

Fuente: Adeline Marcos  | Agencia SINC

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer 
Bio Eco Actual Junio 2020

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here