Llevar una alimentación sana sin hacer ejercicio es igual de erróneo que hacer deporte y pensar que podemos comer cualquier cosa. Nuestra buena o mala salud depende de un equilibrio bio-psico-social. Es decir, alimentarnos bien, practicar deporte, descansar, estar en contacto con la naturaleza, encauzar nuestras emociones y relacionarnos (ahora lo valoramos más que nunca). Os hablamos de alimentación antiinflamatoria.

Alimentación antiinflamatoria

Los humanos estamos diseñados para movernos y la vida sedentaria hace que enfermemos. Incluso, es más interesante ejercitarnos un poco cada día que hacerlo intensamente sólo un día por semana. La cara B del deporte son las lesiones y las sobrecargas, que provocan inflamación y desgaste articular.

En cuanto a la alimentación, uno de los grandes males al que nos enfrentamos en la actualidad es a la alimentación desnaturalizada, procesada y, por ende, altamente inflamatoria. Hablamos de una inflamación crónica de bajo grado que va mermando poco a poco nuestra salud. Se puede manifestar con diferentes síntomas o patologías como el dolor crónico, pero también con enfermedades cardiovasculares o problemas digestivos.

Los alimentos más inflamatorios son los alimentos procesados con listas larguísimas de ingredientes en sus etiquetas, las harinas, azúcares y aceites refinados, el gluten y los lácteos.

Más allá de la alimentación, hay otros factores que contribuyen a la inflamación: el estrés, el tabaco, el alcohol, la exposición a tóxicos y la contaminación ambiental.

Los humanos estamos diseñados para movernos y la vida sedentaria hace que enfermemos

Por otro lado, podemos tener una inflamación localizada, por ejemplo, cuando tenemos alguna lesión, nos hemos dado un golpe o incluso como respuesta a una infección por virus o bacterias.

Es tan importe atender las lesiones o sobrecargas como llevar una dieta antinflamatoria para evitar que los dolores se agraven o cronifiquen. Deberíamos potenciar el consumo de semillas de chía y lino, ricas en omega 3; añadir cúrcuma con una pizca de pimienta a nuestros platos y asegurar el consumo de hojas verdes, crucíferas y frutos del bosque, ricas en flavonoides, con efecto antiinflamatorio.

Membrana de huevo, un antiinflamatorio natural

Aparte de la alimentación, nos podemos ayudar con suplementos para aliviar los dolores de las articulaciones. Uno de los más novedosos e interesantes está elaborado a partir de la membrana de la cáscara de huevo, que contiene colágeno, ácido hialurónico, glucosamina, condoitrín sulfato, queratina y lisozima.

Entre sus beneficios destaca que: reduce la inflamación que se puede producir en las articulaciones, actúa como analgésico aliviando el dolor, regenera el cartílago y ayuda a mejorar el estado de los huesos, ligamentos y tendones.

Por lo tanto, se recomienda la ingesta de membrana de huevo tanto en deportistas como en personas con un ritmo de vida muy activo ya que mantiene en un estado saludable los huesos y articulaciones, que se van a ver protegidos del esfuerzo y la tensión que se producen en ellos durante la práctica de cualquier deporte. Además, se puede usar como producto básico en el tratamiento de las enfermedades óseas como la artritis, la artrosis o la osteoporosis.

ESPACIO PATROCINADO POR
BioverQue las articulaciones no te paren

Autora: Lluca Rullan, Periodista especializada en nutrición y salud natural. Dietista con perspectiva integrativa.

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer 
Bio Eco Actual Julio 2020

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here