Un nuevo estudio de FiBL-OPTA ha evaluado los cuatro enfoques principales para el tratamiento de residuos de pesticidas en productos ecológicos que se aplican actualmente en la Unión Europea: muestra que ninguno de los enfoques funciona bien y que algunos incluso contienen grandes riesgos para un mayor desarrollo de la alimentación y la agricultura ecológicas.

On the way to a harmonized approach for residue handling in the EU

La principal conclusión del estudio es que los sistemas que certifican la calidad de los operadores ecológicos deben complementarse con «Puntos de Control Ecológicos» que abarquen también aspectos como la prevención y el tratamiento de residuos. Estos deben ser auditados por los organismos de control durante la inspección ecológica anual. Otra recomendación importante es crear un sistema de toma de decisiones multifactorial para operadores, organismos de control y autoridades de control, que les permita tomar una decisión equilibrada basada en la ciencia cuando se encuentren residuos de pesticidas. Además, se proponen cinco instrumentos para fortalecer la toma de decisiones.

Bernhard Speiser, investigador de FiBL que dirige el trabajo, considera el estudio como un primer paso importante para superar la situación actual, no armonizada. “Involucramos a partes interesadas de procesamiento ecológico, comercio, asociaciones y autoridades en varios talleres y un cuestionario. Quedó claro que para el complejo tema de los residuos pesticidas en productos ecológicos no hay soluciones simples. Debes entrar en detalles para resolver problemas. Tomemos, por ejemplo, un nivel de acción: en la evaluación de los enfoques quedó muy claro que al menos necesitaría un nivel de acción diferenciado para diferentes sustancias y tipos de procesamiento. Por lo tanto, me gusta la cantidad de instrumentos basados en el conocimiento que se presentan».

Alex Beck, uno de los asesores de la OPTA en el estudio, está contento con los resultados prácticos: «El debate sobre los residuos en los últimos años fue en gran medida un debate político entre el enfoque del producto final en relación con las expectativas de los consumidores de productos ecológicos y sin residuos El ecológico no utiliza pesticidas químicos, pero no siempre puede prevenir la contaminación en un ambiente contaminado. El fortalecimiento de los puntos de control (OCCP) en los sistemas de gestión de calidad de los operadores y la supervisión de los organismos de control en el manejo de residuos y la toma de decisiones por parte de los operadores sería una gran mejora. Los operadores necesitan buenos instrumentos para tomar decisiones al encontrar residuos y los organismos de control tienen que supervisar sus sistemas y evaluar sus decisiones. El conjunto de instrumentos puede tomarse directamente, por ejemplo, en el nuevo Plan de Acción Ecológica que aparecerá en los próximos meses».

Stefan Hipp, presidente de OPTA, enfatiza en la necesidad de armonización: “La situación actu con diferentes enfoques y decisiones en varios países de la UE en los mismos lotes, es perjudicial para conseguir el crecimiento de los productos ecológicos. Crea incertidumbres en el mercado y realmente puede afectar a los agricultores y empresas orgánicos. Con el objetivo de la Estrategia de Farm to Fork de un 25% ecológico en 2030 encima de la mesa, tenemos que poner nuestro mejor conocimiento en la armonización del manejo de residuos en la UE, de lo contrario, los agricultores y las empresas podrían no adoptar lo ecológico debido a los altos riesgos relacionados con la incertidumbre cuando aparecen residuos pesticidas. Y después de todo, lo ecológico es la mejor manera de salir de un ambiente contaminado ”.

El 85% de los productos ecológicos están «limpios»

La agricultura ecológica da como resultado productos de alta calidad. Solo el 15% de todos los productos ecológicos analizados en la UE mostraron niveles de residuos cuantificables, en comparación con el 48% en la producción convencional. Este hallazgo de 2018 sobre residuos de plaguicidas en los alimentos podría considerarse prometedor. Al mismo tiempo, implica que para el 15% de todos los productos eco es necesario aclarar la fuente de contaminación y el proceso para tratarlos.

Para empezar: 9 de estos 15% contienen residuos de sustancias que están oficialmente permitidas en la agricultura y producción ecológica (por ejemplo, cobre o spinosad) o se definen como pesticidas en la legislación respectiva sobre pesticidas pero no se usan como tales (por ejemplo, bromuro natural o clorato derivado del agua potable clorada).

Del 6% restante de productos ecológicos que contienen residuos de plaguicidas cuantificables, el sector eco no puede ser considerado responsable: desafortunadamente, representan una minoría del 7 al 8% en la UE y del 2-3% en el mundo. El uso de pesticidas químicos en la agricultura artificial sigue siendo la forma «normal» de cultivar alimentos. Este sistema de producción ha contaminado durante más de sesenta años todo el medio ambiente, desde los suelos hasta los humanos. Los productos químicos agrícolas incluso se pueden encontrar en el hielo en el polo norte, siempre que sobreviva al cambio climático … Por lo tanto, no es difícil entender que una parte de los cultivos ecológicos tiene también una pequeña parte de contaminación.

Fuentes: Organic Processing and Trade Association Europe (OPTA) | Research Institute of Organic Agriculture (FiBL)

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer 
Bio Eco Actual Julio 2020

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here