El consumo de productos ecológicos ha aumentado en los últimos años a medida que la sociedad se ha ido concienciando del alto coste que tiene para el medio ambiente y nuestra salud el modelo alimentario agroindustrial predominante hoy en día, que hace un uso intensivo de los recursos. Pero ¿sabemos qué diferencias hay entre la agricultura ecológica y la convencional?

agricultura ecológica

Sistema de producción de la agricultura ecológica

El sistema de producción o de elaboración de un alimento ecológico y uno convencional varía y de ahí vienen las diferencias entre los productos obtenidos y los precios. La agricultura ecológica busca obtener alimentos de máxima calidad sin usar productos químicos de síntesis ni organismos modificados genéticamente, mantener o aumentar la fertilidad del suelo y persigue preservar el medio ambiente. Apuesta por un planteamiento integrador entre las técnicas y las prácticas tradicionales y modernas que incluyen la fertilización biológica de los suelos, la recuperación de variedades tradicionales y el respeto por los ciclos biológicos en las recolecciones.

Diferencias sustanciales

“La diferencia de la agricultura ecológica con la convencional es de base y de fondo. Es una concepción de la producción: la ecológica basa su producción en ciclos naturales y la convencional mira a la productividad”, explica Rubén Valls, responsable comercial de Cal Valls, empresa familiar dedicada desde 1978 a la producción y elaboración de zumos y conservas vegetales de cultivo ecológico.

“Si quieres cultivar maíz convencional, hablas con un ingeniero agrónomo y te dirá lo que necesitas sin tener en cuenta el tipo de suelo ni el clima. La planta crecerá, pero con una serie de carencias y en un entorno y clima no adecuados. Empezará a tener problemas: plagas, enfermedades… y lo solucionarán con productos químicos”, explica Rubén Valls, quien añade: “En cambio, en el cultivo ecológico nos planteamos: qué tipo de suelo tengo y qué variedades se pueden adaptar a este tipo de clima para que la planta crezca sana y no tenga que tratarla. Los tratamientos ecológicos no son nunca tan eficientes ni agresivos como los utilizados en la agricultura convencional”.

Las prácticas agrícolas convencionales se centran en los monocultivos y en el empleo de fertilizantes y plaguicidas que reducen la fauna y la flora del entorno. Así, se erosiona la fertilidad biológica de los suelos, se empobrecen y se tienen que enriquecer de forma artificial. “El suelo es fundamental para cultivar: tiene que estar equilibrado, estructurado y ser rico en materia orgánica. Sin embargo, en la agricultura convencional es solo el soporte”, dice Valls.

Prácticas agrícolas ecológicas

Xabier Mendía, gerente de Gumendi, empresa que cultiva, acondiciona y comercializa productos ecológicos para su consumo en fresco desde 1992, también pone el foco en los suelos: “La agricultura ecológica busca enriquecerlos de una forma mucho más natural: con compost y materias orgánicas. Son unos suelos que, al no utilizarse pesticidas, generan unos niveles de riqueza y fertilidad que no se ven en la convencional”. Y agrega: “En algunas fincas tenemos suelos con niveles de fertilidad tan altos a los que no tenemos que incorporarles compost durante largos períodos de tiempo”.

¿Cómo cuidar el suelo? “Haciendo rotaciones de cultivos, con adobos en verde -consiste en cultivar y enterrar una planta triturada en el suelo, especialmente leguminosas-, y aportando materia orgánica”, detalla Valls. Así, se consigue reducir la erosión hídrica del suelo y fijar el nitrógeno atmosférico.

La protección de los cultivos

Tras analizar los suelos y el clima, los profesionales de la agricultura ecológica eligen las especies y las variedades -tradicionales o mejoradas- que sean más resistentes. Y ahora toca proteger a las plantas de enfermedades y plagas. Para ello, hay que tener en cuenta el adecuado manejo del suelo, la fertilización, el riego y las demás técnicas de cultivo, tal y como expone la Sociedad Española de Agricultura Ecológica / Sociedad Española de Agroecología (SEAE).

La especie de seto Ribes nigrum (grosellero negro) beneficia a manzanos, perales y melocotoneros al aumentar los enemigos naturales de las plagas

“Irás reduciendo las plagas y enfermedades poco a poco con la utilización de diferentes técnicas: puedes jugar un poco con los propios predadores, favorecer la polinización con abejas, conseguir eliminar ciertas plagas con murciélagos y emplear feromonas para la confusión sexual y evitar así la reproducción de las plagas, entre otros métodos”, expone Mendía.

En la agricultura ecológica también se recomienda conservar los setos, un refugio temporal de numerosas familias de insectos auxiliares. Por ejemplo, según recoge la SEAE, se ha demostrado que la especie de seto Ribes nigrum (grosellero negro) beneficia a manzanos, perales y melocotoneros al aumentar los enemigos naturales de las plagas. Asimismo, existen muchas plantas en la naturaleza con sustancias que pueden emplearse como insecticidas, siendo los más utilizados en agricultura ecológica la rotenona, las piretrinas naturales y el aceite de neem.

Agricultura ecológica y convencional

“En el sector convencional, cuando tienes un determinado problema con una planta o árbol, vas al catálogo de fitosanitarios y obtienes una solución agresiva y efectiva”, dice Mendía. “En la agricultura ecológica las soluciones son menos potentes, así que tienes que adelantarte al problema y hacer tratamientos preventivos más que curativos”.

“Por ejemplo, este año el hongo de la monilia está haciendo mucho daño a los melocotoneros. En la agricultura convencional no es un problema importante: se tratan y elimina. Pero no es tan sencillo en la ecológica, así que tienes que estar en constante alerta para detectarlo lo antes posible”. En este sentido, Valls afirma: “El cultivo ecológico de árboles frutales es más complicado si no son árboles autóctonos”.

“La gente que consume ecológico está alineada con el producto local”

Según detalla la SEAE, en los últimos años el uso de arcillas, como el caolín, que crean una barrera protectora en los frutales, se está desarrollando como una herramienta muy eficaz en la prevención y control de plagas tan importantes para los frutales de pepita como la mosca de la fruta (Ceratitis capitata), carpocapsa (Cydia pomonella) y psila (Cacopsylia pyri).

Fertilizantes y productos autorizados en agricultura ecológica

En la agricultura ecológica se pueden emplear una serie de fertilizantes y acondicionadores del suelo, plaguicidas y productos fitosanitarios autorizados. Éstos están recogidos en los anexos I y II del Reglamento (CE) 889/2008 de la Comisión, de 5 de septiembre de 2008, por el que se establecen disposiciones de aplicación del Reglamento (CE) 834/2007 del Consejo sobre producción y etiquetado de los productos ecológicos, con respecto a la producción ecológica, su etiquetado y su control.  El primer reglamento de producción ecológica en el que se introdujo y protegió el término nació en 1992 si bien el concepto era anterior: en España ya existían este tipo de alimentos.

Las técnicas de recogida de las frutas y las verduras son bastantes similares en el sector ecológico y el convencional. Las diferencias llegan en la postcosecha (enfriamiento, limpieza, clasificación y empaquetamiento de los alimentos): los productos de la agricultura convencional son tratados antes de introducirlos en las cámaras frigoríficas para alargar su conservación. Por ejemplo, añaden cera a las manzanas (si bien la tienen de forma natural, al lavarlas para sacar restos de pesticidas y suciedad también se va la cera) y en cebollas y patatas se utilizan productos para evitar la germinación.

El sector ecológico apuesta más que el convencional por la venta de proximidad, ya sea directa -de agricultores a consumidores- o en tiendas especializadas, que “siguen peleando y manteniéndose”, nos dice Mendía. “La gente que consume ecológico está alineada con el producto local”, agrega.

Más que un sistema de producción

“La gente que lleva ya años en el sector ecológico entró cuando no era un negocio: entraba por una serie de valores entre los que están unas mejores condiciones laborales. No es algo intrínseco ni obligatorio, es algo coyuntural. Sin embargo, a medida que más empresas se introducen en la agricultura ecológica, se corre el riesgo de perder estos valores”, dice Mendía. “Además, como el valor añadido es más alto, las condiciones suelen ser mejores que las que hay en el convencional, donde hay una guerra de precios”.

Ahora los pequeños nos tenemos que reinventar y volver a concienciar al consumidor

En la misma línea, Valls reflexiona: “Las empresas de agricultura ecológica eran pequeñas, familiares y artesanales, y compartían unos valores: el producto ecológico no era solo un sistema de producción más saludable y respetuoso con el medio ambiente, era un sistema integral que buscaba una comercialización agraria más justa, una valoración del producto agrario y del trabajo del agricultor, que perseguía un consumo más responsable y sostenible. Esto ha cambiado con la reestructuración del sector ecológico: ahora hay grandes empresas que se han metido para especular”.

“Se pretendía crear un modelo comercial alternativo al convencional para no acabar con los mismos problemas como la venta por debajo del precio de coste. Desafortunadamente, todo esto se ha quedado por el camino y ahora los pequeños nos tenemos que reinventar y volver a concienciar al consumidor”, concluye Valls.

Autora: Cristina Fernández, Periodista & Blogger

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Octubre 2020

1 Comentario

  1. Es cierto que el hecho de que cada vez existan más productos agrícolas ecológicos perjudica a las empresas más pequeñas puesto que pierden ese factor diferencial que las hacía especiales; pero por otra parte, que empresas más grandes comiencen con la agricultura ecológica es una buena noticia para lograr un consumo mucho más sostenible y para cuidar el medioambiente.

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here