La incertidumbre provocada por la pandemia del coronavirus y la amenaza de nuevos confinamientos no nos permiten planificar las fiestas navideñas con certeza. ¿Podremos reunirnos con nuestros familiares? ¿Cuántas personas? ¿Tendremos que comernos las 12 uvas enganchados a Zoom? No sabemos cómo celebraremos estas fiestas, pero sí cómo podemos endulzarlas de forma responsable. Te proponemos unos dulces ecológicos ideales para estas Navidades.

Los dulces en Navidad

En los últimos años, a los dulces navideños tradicionales como el turrón, el mazapán y el polvorón, se han unido nuevos importados como el panettone y el pandoro. Eso sí, el rey sigue siendo el chocolate, tal y como constata el Informe 2020 del sector de turrones y dulces de Navidad en España elaborado por Alimarket.

“Vendemos a España desde hace más de 10 años. Al mismo tiempo, España es uno de nuestros países de exportación más importantes”, afirma a Bio Eco Actual, Alexander Kuhlmann, responsable de marketing y relaciones públicas de la empresa alemana EcoFinia que desde el año 2000 ofrece chocolates ecológicos bajo su marca Vivani.

Los dulces ecológicos ganan terreno

“Todos nuestros chocolates negros se venden bien en España, especialmente las variedades con altos porcentajes de cacao (92% y 99%). La demanda va aumentando cada año, parece que los españoles siguen teniendo un interés creciente por los productos ecológicos”, añade.

El rey sigue siendo el chocolate

Gemma Guinot, Key Account & Project Manager de Alternativa3, una cooperativa elaboradora de productos ecológicos de comercio justo nos comenta: “Ofrecemos una amplia gama de chocolates y cafés, productos que nos tomamos cada día y que están muy bien para compartir en la sobremesa”.

“Nuestros productos más demandados son el café -ha crecido mucho el consumo de café molido y las cápsulas durante la pandemia-, y los cacaos -tanto el puro como el instantáneo-. También nos piden panela, un tipo de azúcar que se obtiene directamente del zumo de caña y que no se cristaliza, más saludable que el azúcar refinado ya que conserva todos los nutrientes de la caña”, dice Guinot.

Tal y como explica Guinot en los dulces encontramos “mucho procesado y muchos edulcorantes”. “Hay que tener en cuenta que muchos dulces que se venden sin azúcar llevan edulcorantes químicos que son muy peligrosos”, afirma. Y añade: “Si un producto funciona con dos ingredientes no hace falta poner un tercero si no aporta nada”.

Endulzantes

Los edulcorantes industriales sirven para dar dulzor a los productos sin utilizar azúcar. Algunos como el ciclamato y la sacarina están señalados como posibles cancerígenos. El primero está prohibido en Estados Unidos desde 1969, no así en la Unión Europea. Los alimentos que llevan aspartamo tienen que indicarlo porque contiene una fuente de fenilalanina, un aminoácido que puede causar problemas de salud.

Algunos edulcorantes como el ciclamato y la sacarina están señalados como posibles cancerígenos

Además de los edulcorantes, también es importante conocer el origen y cómo se ha elaborado el producto. Porque, por ejemplo, en los cultivos convencionales de la remolacha azucarera y de la caña de azúcar -plantas de las que se obtiene el azúcar que consumimos- el uso de pesticidas es generalizado.

“La principal diferencia entre un dulce ecológico y uno convencional son los diferentes métodos de cultivo. Nuestro cacao crece exclusivamente en cultivos mixtos sanos y ricos en especies, no en monocultivos destructivos. Esto beneficia no solo a la flora y la fauna, sino también al sabor del cacao, que desarrolla notas muy interesantes cuando se cultiva en compañía de árboles de mango o bananos. Además, la agricultura ecológica no utiliza herbicidas ni insecticidas”, explica Kuhlmann.

Autora: Cristina Fernández, Periodista & Blogger

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Diciembre 2020

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here