Unos no tienen qué llevarse a la boca, mientras otros tiran comida a la basura. Esta realidad es una más de las contradicciones de nuestra sociedad: hablamos del escandaloso despilfarro alimentario.

El despilfarro alimentario no cesa
Creative Commmons: Foto: Alimentos recuperados por Rob Greenfield a Madison, Wisconsin

Cifras del despilfarro alimentario

Cerca de un tercio de los alimentos producidos en el mundo para el consumo humano se pierde o desperdicia -unos 1.300 millones de toneladas, según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO)-. Una cantidad más que suficiente para alimentar a los 690 millones de personas que padecen hambre en el mundo, el 8,9% de la población mundial.

En cifras económicas, el despilfarro de comida supone unos 990.000 millones de dólares al año, según un documento del Consejo de la Unión Europea de 2016. Pero, además, se emplean recursos naturales en vano, como el agua, la energía y la mano de obra. Concretamente, los alimentos que se pierden o desperdician consumen alrededor de una cuarta parte de toda el agua utilizada con fines agrícolas; requieren una superficie cultivada del tamaño de China; son responsables de un 8% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero y contribuyen a la pérdida de biodiversidad.

Pérdida versus desperdicio

La FAO diferencia entre pérdida y desperdicio de alimentos, según el momento en el que se descartan los alimentos. La pérdida se produce por un funcionamiento ineficiente de la cadena de suministro y los desperdicios están relacionados con malos hábitos de compra y consumo, y por una inadecuada gestión y manipulación de los comestibles. Así, por ejemplo, en las explotaciones agrícolas se pierden alimentos por las condiciones climáticas y las prácticas utilizadas en la recolección; mientras que en los comercios por la necesidad de que los productos cumplan con unas normas estéticas en términos de color, forma y tamaño, y la variabilidad de la demanda.

«Quizás uno de los motivos más importantes del desperdicio de alimentos en la etapa de consumo en los países ricos es simplemente que la gente puede permitirse desperdiciar comida. La cantidad de alimentos disponibles por persona en tiendas y restaurantes ha aumentado en las últimas décadas, tanto en Estados Unidos como en la Unión Europea», afirma el historiador inglés Tristram Stuart en su obra Despilfarro: el escándalo global de la comida.

La FAO diferencia entre pérdida y desperdicio de alimentos, según el momento en el que se descartan los alimentos

La situación en España

En la Unión Europea, cada habitante malbarata 179 kilos de alimentos, es decir, cada año, entre un 30% y un 50% de alimentos comestibles acaban en los cubos de basura. España, con 7,7 millones de toneladas, se sitúa en séptima posición del listado de países que despilfarran alimentos, según datos del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA).

2019 fue un año de estabilidad del desperdicio en los hogares españoles: aumentó un 1% con respecto a 2018, según publica el MAPAMA. La subida contrasta con el aumento del 8,9% registrado en 2018 frente al año anterior, que acababa con la tendencia a la baja que se había producido los dos ejercicios anteriores.

En 2019 se arrojaron a la basura 1.352 millones de kg/l de alimentos y bebidas (un 4,7% de los alimentos que compramos), un 84,7% de productos sin elaborar y 15,3% de platos cocinados. Con respecto a 2018, se han desperdiciado más productos sin elaborar (principalmente frutas, hortalizas y verduras), pero ha bajado el desperdicio de platos cocinados (en mayor medida legumbres, sopas, cremas y purés, y platos de carne y arroz).

España no cuenta con una legislación específica contra el desperdicio alimentario, a pesar de que varios colectivos la demandan desde hace años

Cerca de 8 de cada 10 hogares españoles reconoce desaprovechar alimentos, y destacan los hogares familiares con parejas de hasta 49 años, con hijos pequeños o de edad media. La renta es uno de los factores que influye: las familias de clase baja y media-baja son las que menos desechan comida en buen estado.

¿Y las empresas? Según un avance de datos del Estudio sobre desperdicio alimentario en la industria y la gran distribución en España 2018, elaborado por el MAPAMA en colaboración con AECOC (Asociación de fabricantes y distribuidores), un 71% dispone de una estratégica interna definida para luchar contra la problemática, un 61% promueve buenas prácticas destinadas a la prevención o reducción en origen, y un 51% promueve acciones conjuntas con sus proveedores para reducirlo.

Medidas para frenar el desperdicio

La FAO ha lanzado la Plataforma técnica sobre la medición y la reducción de las pérdidas y el desperdicio de alimentos con el objetivo de crear conciencia sobre el despilfarro de alimentos e implementar acciones que aborden la cuestión de raíz.

Por su parte, en enero de 2012 el Parlamento Europeo instó, con la Resolución sobre Cómo evitar el desperdicio de alimentos: estrategias para mejorar la eficiencia de la cadena alimentaria en la UE, a los estados miembros y a los agentes de la cadena agroalimentaria a poner freno a la pérdida y desperdicio de comida. El Gobierno español presentó en abril de 2013 la estrategia Más alimentos, menos desperdicio.  

España no cuenta con una legislación específica contra el desperdicio alimentario, a pesar de que varios colectivos la demandan desde hace años. Países vecinos como Francia e Italia sí tienen una normativa en dicha materia. Y en marzo de 2020 Cataluña aprobó la Ley de Prevención de las pérdidas y el desperdicio alimentarios que se propone reducir en un 50% el desaprovechamiento alimentario en los próximos 10 años. La norma prioriza la prevención en origen ante la redistribución de los excedentes, y durante toda la cadena alimentaria.

¿Qué pueden hacer los ciudadanos? En casa, planificar mejor qué van a comer, comprar menos, congelar, hacer purés con las verduras y frutas más pasadas, diferenciar entre fecha de consumo preferente y caducidad y hacer nuevas creaciones culinarias con las sobras. Y en los restaurantes, llevarse lo que no se hayan podido comer. Así pueden poner su granito de arena para frenar el despilfarro alimentario.

Autora: Cristina Fernández, Periodista & Blogger

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Diciembre 2020

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here