¿Quién no tiene un color preferido? Los bebés y los niños pequeños también, aunque estos suelen ir cambiando con la edad. Y esta preferencia por determinados colores se refleja sobre todo en los alimentos por los que más atraídos se sienten. La mayor parte de investigaciones sobre este tema coinciden en que los colores favoritos de los niños pequeños son el naranja, el rojo y el amarillo, mientras que los menos atractivos para ellos son el negro, el verde y el morado.

Cómo afectan los colores de los alimentos a los más pequeños

Los colores de los alimentos

Esto es a rasgos generales, porque cada persona es un mundo y además los gustos están muy influenciados por las experiencias que hemos vivido. Así, los bebés que no ven nunca nada verde en los platos familiares, es esperable que sientan desconfianza ante este color y lo eviten cuando son más mayores.

Los estudios han revelado también que a las niñas y niños les gustan las comidas con muchos colores y que cuanta más variedad de colores ven en el plato más se animan a probar y a comer, incluso alimentos que, si se presentaran solos, rechazarían. Por ejemplo, presentar espinacas junto con zanahorias, tomates y maíz aumenta las posibilidades de que coman al menos parte de la espinaca, comparado con ponerles espinacas solas o en un mismo plato con brócoli, guisantes y espárragos. Esto no significa que debamos cocinar mayor número de alimentos diferentes todos los días, pero sí podemos cocinar más cantidad de un determinado alimento e ir aprovechando alimentos de días anteriores para lograr más combinaciones en la mesa cada día. Combinar restos de varias comidas también puede ser una buena idea a la hora de preparar las tarteras del colegio o las comidas para llevar de excursión.

Los estudios han revelado que a las niñas y niños les gustan las comidas con muchos colores

Explicar los colores

Cuando ya son más mayores y muestran interés podemos empezar a explicarles el significado de los diferentes colores en las frutas y verduras y cómo cada color representa una propiedad beneficiosa para la salud. Es mejor no hacer esto si no están aún preparados porque entonces solo generaremos rechazo. Por ejemplo, podemos explicarles que el color verde lo da la clorofila, que se encarga de transformar la luz del sol en energía y que es la “sangre” de las plantas. El color verde también indica que esa verdura es rica en el calcio que necesitan los huesos. El color naranja intenso de zanahorias, boniatos, calabazas y pimientos representa la vitamina A, que mantiene sanos los ojos, mientras que los tonos naranjas más suaves, así como los amarillos representan la vitamina C, que ayuda a cicatrizar las heridas y a defendernos de infecciones.

Autora: Miriam Martínez Biarge, Médico Pediatra

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Enero 2021

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here