Existen muchos métodos de cocción de alimentos. Podremos elegir entre freír, escaldar, cocer al vapor, estofar, guisar, hornear… y muchos más, pero ¿cómo influye y qué buscamos en un alimento cuando utilizamos cada uno de ellos?

Diferentes métodos de cocción de alimentos para diferentes finalidades

Cocción de alimentos

A la hora de cocinar los alimentos para elaborar platos, es evidente que la materia prima es la base. Si su calidad es excelente es muy probable que el resultado también lo sea.

Otro aspecto decisivo para conseguir sacar todo el partido de un alimento y convertirlo en un manjar es elegir adecuadamente cómo cocinarlo.

Cocción en agua

Es el sistema más frecuente si buscamos una manera fácil de cocinar las verduras. No se usan grasas, solamente agua. Es perfecto cuando hay problemas digestivos y si se busca mantener puro el sabor de un alimento. Es necesario conocer el tiempo de cocción adecuado para mantener una buena apariencia y textura de los ingredientes.

Blanquear consiste en una cocción muy corta en agua hirviendo para luego pasar los alimentos a agua muy fría

El método más sencillo es el hervido, por el cual los alimentos se cocinan dentro de un líquido, generalmente agua. Al no necesitar el uso de grasa, el resultado es muy suave y ligero. Pero al cocinarse directamente la comida sumergida en agua se pierde cierta cantidad de nutrientes que quedan diluidos en el líquido. Para conseguir un mejor aprovechamiento de estos, se puede optar por la cocción al vapor. Conservan el sabor y la textura si se aplica adecuadamente. Blanquear consiste en una cocción muy corta en agua hirviendo para luego pasar los alimentos a agua muy fría. Así se corta la cocción, se mantiene la textura y sobre todo el color.

Cocción en grasa

Al cocinar con aceite se consigue una temperatura superior a la del agua. Podemos hablar de freír, saltear, dorar, rehogar, sofreír… En todos ellos el sabor es mucho más pronunciado que con la cocción en agua, consiguiendo platos sabrosos al eliminar parte del agua de los alimentos gracias a la acción del aceite. Obtendremos exteriores crujientes mientras que el interior se mantiene jugoso. Pero debemos recordar que son platos bastante calóricos.

Cocción en seco

De esta manera se preparan horneados, gratinados, alimentos a la parrilla, a la plancha o a la brasa, y aunque no lo parezca, también el baño maría o la cocción al vacío.

Así se mantiene todo el sabor de los ingredientes sin diluirlo por medio del agua ni modificarlo por las grasas. En el caso de los primeros, el uso de hornos o parrillas hace que la parte exterior de los alimentos se tueste y adquiera un sabor característico. En la cocción al vacío y al baño maría se busca una temperatura constante que es transmitida por el agua, pero sin un contacto directo.

Con este método de cocción se consigue concentrar el sabor de los alimentos y potenciarlo, a la vez que un mejor control de la cocción al no existir contacto con la fuente de calor.

Autores: Iván Iglesias, Chef y profesor de cocina vegana y Estela Nieto, Psicóloga, Master en psicopatología y salud, y especialista en psiconutrición

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Enero 2021

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here