Los lectores de Bio Eco Actual sabéis que vale la pena elegir bien lo que vayamos a comer, porque la nutrición es uno de los factores antienvejecimiento más importantes que existen y está al alcance de todos.

Nutrición práctica
Guiso de seitán con pimiento y berenjena

¿Conviene seguir algún tipo de dieta o nutrición especial?

No tiene mucho sentido dar por válido un modelo único de dieta, porque existen importantes factores, como el clima, la edad, las condiciones físicas o la actividad, que condicionan el modelo de nutrición que elijamos.

Por eso la mejor respuesta a cualquier cuestión sobre las dietas son estos pequeños grandes cambios que podemos ir introduciendo en nuestro estilo de vida. Y si lo que al final decidimos comer no se percibe como una “restricción”, como una “dieta”, el éxito está asegurado. Como afirma uno de los padres de la medicina integrativa, el médico estadounidense Andrew Weil: “La comida sana y la comida que da placer no se excluyen mutuamente”.

De proteínas animales a proteínas vegetales

A menudo, cuando intentamos pasar de una alimentación convencional que incluye abundancia de carnes y alimentos de origen animal a otra, basada en alimentos de origen vegetal, puede que nuestro cuerpo físico “se rebele” y notemos el cambio. ¿Cómo se va a sentir nuestro cuerpo físico, cuando pasemos drásticamente de comer bistec y hamburguesas a comer garbanzos y tofu? ¿Podremos obtener, a partir de estos alimentos de origen vegetal, la cantidad de proteínas y la energía que obteníamos de los cárnicos?

La respuesta es un sí rotundo, pero hay que tener en cuenta que, aunque nuestra mente puede aceptar cambios rápidos, nuestro cuerpo físico, de vibración más lenta, necesita tiempo. Un tiempo necesario para aprender a utilizar y absorber todos estos alimentos que desconocíamos o teníamos olvidados.

Existen importantes factores, como el clima, la edad, las condiciones físicas o la actividad, que condicionan el modelo de nutrición que elijamos

Muy personal

La idea, al hablar de nutrición práctica, es ofreceros información sobre alimentación naturista con la idea de que cada persona pueda personalizar lo que finalmente decida comer, de forma ecológica y muy saludable. Y superar contradicciones, ya que en dietética existen pocas “verdades absolutas”.

Por ejemplo, los yoguis consideran la leche como un alimento sátvico (puro) y evitan la cebolla por rajásica (excitante). En cambio, en la alimentación macrobiótica la leche se descarta por considerarla inadecuada para el organismo humano, pero se da la bienvenida a la cebolla. Muchos macrobióticos evitan también alimentos como los tomates, perfectamente aceptables para el resto, o evitan incluso las saludabilísimas frutas (hay que recordar que las frutas están poco presentes en la tradición culinaria japonesa, cuna de la alimentación macrobiótica). Los alimentos crudos, en cambio, son precisamente los protagonistas y la razón de ser de los seguidores de la nutrición crudivegana.

Con estas muestras queremos sugerir la importancia de la información y la moderación, a la hora de elegir la nutrición que más nos conviene.

Ensalada con coles de bruselas y tomate

Un ejemplo práctico

¿Podemos combinar dos proteínas vegetales en una misma comida?

Depende de la naturaleza de dichas proteínas vegetales:

  1. No combinaremos dos legumbres en una misma receta o comida. Nuestro cuerpo ya tiene suficiente tarea para digerir una sola, así que no pretenderemos darle dos, y de diferentes características y energías. Cada leguminosa es única. Tendrá un tiempo de cocción único, y no deben mezclarse.
  2. Tampoco combinaremos el tempeh (proteína fermentada de la soja amarilla) con otra leguminosa. Aunque el tempeh sea un producto fermentado, su fermentación sea muy corta y todavía se le puedan apreciar los granos de soja amarilla, energéticamente es como comer dos legumbres. Y ya hemos explicado anteriormente sus efectos. En cambio, sí podemos combinar el tempeh en una misma comida con tofu o seitán, aunque a menudo no sea necesario.
  3. Podemos mezclar el tofu con otras proteínas vegetales (tanto con el tempeh, como con el seitán o las legumbres). Aunque el tofu sea también un derivado de la soja amarilla, está más depurado (no contiene ni las pieles, ni la pulpa de la soja amarilla) y a nivel de digestión no se considera con los efectos que una leguminosa podría ocasionar, por sus pieles y pulpa.
  4. No es necesario, pero podemos mezclar en una misma comida seitán con otras proteínas vegetales (tanto tofu, como tempeh, como legumbres), ya que el seitán proviene de la harina del trigo. Y los cereales con las legumbres sí son compatibles; es más, el valor proteico que poseen por separado aumenta al comerlos juntos.

Aunque nuestra mente puede aceptar cambios rápidos, nuestro cuerpo físico, de vibración más lenta, necesita tiempo

Cocinar y disfrutar

El hecho de “seguir un régimen” o una dieta no tiene porqué resultar penoso, como si fuera una especie de disciplina rigurosa a base de platos tristes. Bien al contrario, podemos llenar nuestra mesa de sabor, color y alegría con sólo cambiar el chip y un poco de imaginación. Es bien fácil encontrar infinidad de recetas que lo confirman.

Finalmente, decir que los alimentos de la agricultura ecológica a veces no son tan grandes ni lustrosos, pero sí son sabrosos y sanos, libres de tóxicos plaguicidas y de la más que dudosa química de síntesis.

Si no son ecológicos, bastantes de los alimentos que se consumen a diario pueden contener sustancias muy nocivas para la salud; por ejemplo, existen abundantes documentos y referencias que nos hablan del arsénico en el arroz (pero la Comisión Europea no limitó el uso del arsénico en la agricultura hasta el mes de junio de 2016), o del mercurio en el pescado –para los no vegetarianos–, o de los pesticidas en las frutas y verduras.

No debe extrañarnos que hoy, jóvenes ecologistas como Greta Thunberg, digan, con toda la razón: “¿Creíais que se podía envenenar la tierra y no pasaría nada? ¿De verdad fuisteis tan bobos?”.

Autor: Jaume Rosselló, Editor especializado en salud y alimentación

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Febrero 2021

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here