La limpieza y desinfección de superficies y también de los propios alimentos, especialmente los que se van a consumir en crudo, como verduras, hortalizas y frutas, es esencial para evitar enfermedades de transmisión alimentaria. Estas buenas prácticas son necesarias tanto en la industria alimentaria como en casa.

Limpieza y desinfección de las verduras, hortalizas y frutas
123rf Limited©Anne Marie Stephenson

Las distintas etapas por las que un producto debe pasar desde la cosecha hasta el consumo generan múltiples oportunidades de incrementar el nivel de contaminación que traen ya de por sí del campo. La presencia de tierra o insectos suelen ser fáciles de detectar y eliminar, pero debemos prestar especial atención a la posible presencia de microorganismos perjudiciales para la salud, que no son visibles ni detectables.

Cómo hacer una buena limpieza y desinfección de frutas, verduras y hortalizas

Desde el punto de vista microbiológico, las frutas y hortalizas son comparativamente más sanas que carnes, leche, aves y otros alimentos. Sin embargo, al ser consumidas sin ningún tipo de cocción, son potencialmente peligrosas, en caso de que exista contaminación. Algunas de las bacterias patógenas que se pueden encontrar en frutas y hortalizas son Salmonella spp., Shigella spp, Eschericcia coli, Listeria monocytogenes, entre otras. También se han encontrado virus como la hepatitis A y parásitos como la Giardia spp., por ejemplo. Los hongos normalmente no representan un peligro en sí mismos, sino a través de las micotoxinas que producen, pero para que esto ocurra tiene que haber transcurrido el tiempo suficiente para que se desarrolle y normalmente es detectado y eliminado antes de que llegue al consumidor.

Escoger la comida

Ya al escoger las piezas es importante descartar aquellas con magulladuras o grietas, ya que los microorganismos pueden alojarse y reproducirse con facilidad en superficies irregulares. También se desecharán siempre aquellas con moho en su superficie.

Almacenarla correctamente

En el almacenamiento de las frutas y verduras, debemos tener en cuenta separarlas siempre del resto de alimentos, y también alejadas de los productos de limpieza.  Si se compran frutas o verduras ya cortadas o peladas, su conservación debe realizarse siempre en el frigorífico y en su envase original o, en cualquier caso, siempre bien tapadas.

Se debe mirar siempre el etiquetado de los productos utilizados en la desinfección para conocer la dosis de uso y sus potenciales peligros

Es importante lavarse las manos antes de manipularlas y asegurarse de que los utensilios y superficies que se vayan a utilizar estén limpios y secos.

Pasos para un lavado correcto y desinfección de frutas y verduras

Para realizar el lavado y desinfección de manera correcta, la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) recomienda seguir los siguientes pasos:

  1. Cortar y eliminar las partes dañadas.
  2. Lavarlas bajo el chorro del grifo (aunque vayan a ser peladas, ya que así se evita que la contaminación pueda pasar al cuchillo y de éste al interior del alimento).
  3. En el caso en que tengan bastante suciedad, se pueden utilizar cepillos específicos para aquellas de cáscara dura como el melón, la sandía, los cítricos, el pepino o el calabacín.
  4. Secar con papel de cocina de un solo uso.
  5. Si se van a consumir en crudo, es recomendable sumergirlas durante 5 minutos en agua potable con 1 cucharadita de postre de lejía (4,5 ml) por cada 3 litros de agua.
  6. Posteriormente se deben aclarar con abundante agua corriente, bajo el chorro del grifo, para que pueda arrastrar todo el producto químico utilizado en la desinfección.

Debe tenerse en cuenta que la desinfección no será efectiva si no se ha realizado antes una correcta limpieza de las frutas, verduras u hortalizas. Se debe mirar siempre el etiquetado de los productos utilizados en la desinfección para conocer la dosis de uso y sus potenciales peligros. En el caso de la lejía, debemos asegurarnos siempre de que esté etiquetada como “APTA PARA LA DESINFECCIÓN DE AGUA DE BEBIDA”, ya que indica que puede ser utilizada en alimentación y en superficies en contacto con los alimentos.

123rf Limited©macor

La lejía

La lejía es hipoclorito de sodio (NaClO) que es utilizado a gran escala para la desinfección de superficies, equipos y mesas de trabajo que sean resistentes a la oxidación, eliminación de olores, desinfección de agua y tratamiento de alimentos. Entre sus muchas propiedades se incluye su amplia y rápida actividad antimicrobiana, relativa estabilidad, fácil uso y bajo costo. El hipoclorito de sodio de uso doméstico viene normalmente en una concentración entre 3-6%. Cuando se mantiene en su recipiente original, a temperatura ambiente y sin destaparlo, puede conservarse durante un mes, pero cuando se ha usado para preparar soluciones, se debe cambiar diariamente para que sea realmente efectiva. Es muy importante realizar la disolución adecuada ya que a concentraciones muy bajas no sería eficaz como desinfectante y a dosis muy altas podría ocasionar problemas de salud.

Pero, ¿debemos lavar frutas y verduras siempre con lejía?

No necesariamente. Está demostrado que el lavado de frutas y verduras bajo el agua corriente del grifo, frotando o cepillando, elimina gran parte de las bacterias patógenas de su superficie, sin necesidad de utilizar productos desinfectantes. Si, además, antes del lavado de frutas y verduras, las tenemos unos minutos en remojo en agua, mejora significativamente la eficacia eliminando la carga de microbios. Ese remojado debe hacerse en un recipiente limpio y nunca directamente en el fregadero, pues éste es un foco de contaminación, aunque aparentemente esté limpio.

Es muy importante realizar la disolución adecuada ya que a concentraciones muy bajas no sería eficaz como desinfectante y a dosis muy altas podría ocasionar problemas de salud

De todos modos, si en casa queremos utilizar un refuerzo a esa limpieza y una alternativa más natural a la lejía, podemos utilizar vinagre. En este caso debemos mezclar 1 vaso de vinagre con medio litro de agua, o cantidades proporcionales, sumergir las verduras o las frutas y dejarlas 5-10 minutos, después enjuagarlas bien. Eso sí, siempre con un buen lavado previo. El uso de bicarbonato sódico o de limón no resultan eficaces por lo que no se recomiendan como desinfectantes.

*Nota: este artículo está dirigido al consumidor y es meramente informativo y no exhaustivo debido a la extensión limitada del mismo.

AutorasNúria Arranz, Ingeniera técnica industrial, Tecnóloga de alimentos y Laura I. Arranz, Farmacéutica – Nutricionista

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Mayo 2021

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here