Jabones Beltrán alcanza un hito extraordinario este año al cumplir su centenario. La empresa familiar, donde hoy conviven la cuarta y quinta generación, ha estado emplazada en Xert (1921-1945), Castellón (1945-1992) y Almazora (desde 1992 hasta hoy).

Jabones Beltrán, cien años de historia
Foto cedida por Beltrán Hermanos, S.L.

Jabones Beltrán destaca por su producción artesanal y ecológica. Su historia se recoge en el libro Historia del Jabón. 100 años de Jabones Beltrán (Dykinson, 2021). Entrevistamos aquí a Mara Beltrán, integrante de la quinta generación y directora del departamento comercial y marketing, y Ramón Feenstra, historiador, publicista, profesor y autor del libro.

¿Cómo ha sido posible reconstruir la trayectoria de Jabones Beltrán en los últimos 100 años?

Para la familia era importante tratar de descubrir documentos que acreditaran los orígenes y la evolución de la empresa, sabiendo que se acercaba un momento tan relevante como cumplir el centenario. Lo que empezó como un hobby, pronto se convirtió en algo más grande, localizamos documentos en numerosos archivos (como el Archivo Municipal de Xert, en la Cámara Agraria de la misma localidad y en el Archivo Histórico Provincial de Castellón).

El material que íbamos recabando permitía apreciar la extraordinaria evolución de un producto como el jabón: su desarrollo en los años 20 y 30, la importancia que tuvo en la Guerra Civil, el desarrollo tecnológico y químico de los años 50 y 60 y finalmente la consolidación del jabón ecológico, ya en el siglo XXI. Además, nos permitió conocer numerosos detalles sobre la propia fábrica y sobre las cinco generaciones de la familia que la han dirigido.

Vuestro viaje empieza en 1921. ¿Cómo os habéis adaptado a los nuevos hábitos de consumo?

La investigación permitió localizar el origen de la fábrica en ese año. Este dato queda evidenciado por el pago de un impuesto: la matrícula industrial y el registro de liquidaciones de altas. Además, unos antiguos documentos nos permitieron saber que la experimentación con la producción del jabón se remonta a principios del siglo XX, en 1908, en la misma vivienda donde la familia regentaba un café.

Posteriormente, la evolución del jabón sufrió un cambio drástico a raíz de la entrada de los detergentes sintéticos procedentes especialmente de los Estados Unidos a mitad del siglo XX. Muchos productores nacionales apostaron por cambiar sus líneas de productos, pero la familia Beltrán se mantuvo en su filosofía del jabón tradicional. Los años 60 fueron especialmente duros, pero la fábrica también apostó por la innovación mejorando la calidad del producto gracias a la elaboración de jabón en escamas, jabón en polvo y finalmente jabón de coco para lavadora. Ello permitió combinar precisamente la artesanía del producto (y la filosofía original) con la innovación.

Foto cedida por Beltrán Hermanos, S.L.

¿Cómo se compatibilizan tradición e innovación?

A día de hoy tratamos de mantener esta combinación de tradición e innovación en nuestros productos. Seguimos con la producción artesanal de jabón, que utilizamos como principal ingrediente en la mayoría de los productos, pero a su vez, introducimos innovadores ingredientes químicos procedentes de recursos naturales y renovables, consiguiendo así fórmulas del más alto nivel de sostenibilidad y eficacia. Un claro ejemplo fue el desarrollo de Biobel hace ya 10 años, el cual nos situó como la primera empresa española en fabricar jabones y detergentes ecológicos con certificación. El trabajo en equipo es también una parte fundamental para nosotros, ya que disponemos de personal con una larga experiencia en la producción de jabonería y personal altamente cualificado en nuestro departamento de I+D, que no cesa de investigar nuevos ingredientes y aplicar mejoras en el ámbito de la calidad y eco-innovación.

Contáis con certificaciones como Ecocert, BioVidaSana y Sohiscert. ¿Qué garantizan estos sellos?

Las certificaciones ecológicas son muy importantes porque ofrecen al consumidor una garantía de sostenibilidad y calidad. En la era en la que nos encontramos, no solo vale con que el fabricante oferte y anuncie un producto ecológico; debe de haber también una entidad externa que avale el cumplimiento de un estándar reconocido sobre lo que es un producto ecológico, y que además anualmente lo verifique mediante auditorías.

Un futuro libre de jabones sintéticos es posible, aunque todavía nos queda un importante recorrido como sociedad para llegar a este nivel global de concienciación

Para nosotros son muy importantes las certificaciones porque además de informar a nuestros clientes en este sentido, a nivel empresa suponen una mejora continua a todos los niveles; algo imprescindible para el crecimiento y durabilidad de cualquier empresa.

¿Es posible un futuro libre de jabones químicos?

Realmente no es posible, ni deseable. Me explico. La química es algo bueno y necesario, está en la naturaleza y en la vida. De lo que debemos huir, o tratar de reducir al máximo, es de los ingredientes químicos sintéticos, obtenidos del petróleo, cuyo proceso de producción y posterior uso y deshecho suponen un importante impacto negativo en el medio ambiente. Tristemente, son la inmensa mayoría, de ahí la asociación que se suele hacer de química = tóxico.

Jabones y detergentes 100% naturales es totalmente posible (aunque no es fácil). Nosotros con Essabó y con Biobel lo hemos conseguido, utilizando en las fórmulas ingredientes exclusivamente de origen natural. Un futuro libre de jabones sintéticos es posible, aunque todavía nos queda un importante recorrido como sociedad para llegar a este nivel global de concienciación. Pero el proceso de cambio está activado y el hecho de que una parte creciente de la sociedad ya esté haciendo más sostenibles sus hábitos de consumo, sin duda es determinante para el planeta y muy esperanzador.

Autora: Ariadna Coma, Periodista

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Mayo 2021

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here