Muchos ciudadanos queremos que nuestras compras sean sostenibles y las empresas lo saben. Algunas de ellas hacen todo lo posible para que sus productos y servicios sean responsables con el planeta, otras aparentan que lo hacen. Hablamos del greenwashing (lavado de imagen verde, en español).

¿Qué es el ‘greenwashing’? ¿Cómo pueden los consumidores reconocerlo?
123rf Limited©Cristian Storto

La Comisión Europea, en colaboración con autoridades nacionales, denunciaba el pasado enero que al menos un 42% de las empresas de la Unión Europea que se anuncian en Internet con reclamos ecológicos practican el greenwashing, una praxis comercial desleal según la normativa comunitaria. El informe constataba que las compañías pertenecían a sectores como el de cosmética, la moda y los artículos del hogar.

¿Qué es exactamente el greenwashing?

El término greenwashing fue acuñado en 1959 por el ambientalista neoyorquino Jay Westerveld tras leer en el hotel Beachcomber, situado en una isla privada del archipiélago de las Fiyi, el siguiente mensaje: «Cada día se utilizan miles de litros de agua para lavar toallas usadas solo una vez. Tú eliges: una toalla en el toallero significa ‘la utilizaré otra vez’. Una toalla en el suelo significa ‘por favor, repóngala’. Gracias por ayudarnos a conservar los recursos vitales del planeta Tierra».

El greenwashing, una praxis comercial desleal según la normativa comunitaria

Era una campaña supuestamente verde, vendida para ahorrar agua y energía, pero que en realidad solo respondía a un interés por aumentar beneficios, ya que el citado alojamiento no aplicaba ninguna política sostenible y, de hecho, el complejo hotelero estaba en plena expansión, causando un gran impacto al medio ambiente, tal y como denunció Westerveld.

¿Quién practica el greenwashing?

Practicado desde los 60 del pasado siglo, el greenwashing aumentó en la década de los 80 y ha ido a más a medida que ha crecido la concienciación de la ciudadanía sobre el poder de sus decisiones de compra y la necesidad de cuidar nuestro planeta. Algunas de las empresas que lo practican son grandes multinacionales con una larga historia de abusos laborales, medioambientales, sociales… que ahora pintan sus logos de verde y tratan así de lavar su imagen y nuestros cerebros.

Se trata de compañías de todos los sectores -desde el turismo a la moda pasando por la alimentación, la cosmética y la energía- más interesadas en hacer crecer sus beneficios económicos que en la preservación del planeta. En el sector alimentario, por ejemplo, han proliferado infinidad de supuestos productos más sanos y ecológicos que en realidad no lo son.

Algunas de las empresas que lo practican son grandes multinacionales con una larga historia de abusos laborales, medioambientales y sociales

Hay un caso clásico de lavado de cara verde protagonizado por la marca Danone y sus yogures Bio. Tras las reclamaciones de las organizaciones ecologistas, consumidores y empresas del sector ecológico, la Unión Europea prohibió el uso de las partículas eco o bio para alimentos que no fueran producto de la agricultura ecológica. Así los yogures Bio mencionados pasaron a llamarse Activia.

¿Qué puede hacer el consumidor?

Hace falta una regulación europea para frenar este engaño al consumidor, pero mientras no llega… ¿qué puede hacer el consumidor? Leer muy bien la letra pequeña, huir de palabras vacías como ‘verde’, ’natural’ o ‘ecofriendly’, buscar certificaciones oficiales, analizar el proceso completo de producción, buscar quién hay detrás de las empresas y conocer su política. Por su parte, es necesario que la sociedad y los medios de comunicación -difícil si no son independientes- identifiquen a las empresas y las organizaciones que sí cumplen con lo que dicen. No todo lo que es verde es sostenible.

Cómo detectar el greenwashing en cosmética

Por Nuria Alonso, Certificación BioVidaSana | Montse Escutia, Proyecto Ecoestética

En la jungla actual de sellos y reivindicaciones en cosmética natural es fácil perderse. Dado que no hay una definición oficial de lo que es cosmética natural ni ecológica, ni un reglamento que se aplique para este campo, lo único que puede orientar al consumidor concienciado es un sello en la etiqueta.

Pero un sello debe significar algo, y el consumidor debe saber lo que significa. Si no, el sello no será más que un adorno más o menos vistoso en el diseño de la etiqueta. Además de los sellos, están también las reivindicaciones utilizadas en los productos cosméticos: las marcas utilizan como reclamo términos que entienden serán bien recibidos por los consumidores, tales como «natural», «Bio», «sostenible», «zero plastic», «biodegradable», etc.

Greenwashing
Autor: Philipp Mimkes – Creative Commons. Manifestación en Leverkusen contra la cooperación de BAYER y el UNEP

Un engaño para vender más

A veces estas reivindicaciones se sostienen en algo real, otras veces no son más que interpretaciones optimistas de las marcas para resultar más atractivas. A veces es simplemente lo que conocemos como “greenwashing”, un engaño al consumidor para vender más, pretendiendo que nuestro producto es ecológico o natural.

Lo lógico sería pensar que lo más fiable es comprar productos certificados. Esto significa que una cierta entidad, siguiendo una cierta Norma escrita que define los criterios para considerar un producto cosmético como natural o ecológico, haya revisado que los productos cosméticos cumplen con esa Norma y por lo tanto pueden hacer uso de un sello, con un cierto significado. Es fundamental que quien emita los certificados sea una certificadora profesional, que esté registrada para tal actividad y que esté acreditada.

El mercado de la cosmética econatural está creciendo enormemente y resulta muy atractivo para las empresas. La legislación que regula el etiquetado de los cosméticos no protege suficientemente al consumidor frente al greenwashing. La única garantía es buscar producto certificado por una entidad de confianza que sea una certificadora auténtica, con todos los requisitos que ello supone.

Autora: Cristina Fernández, Periodista & Blogger

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Mayo 2021

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here