La canela es una de las especies más conocidas y usadas en la cocina, pero también es muy valorada por sus propiedades terapéuticas. Las medicinas antiguas o tradicionales, como la Ayurveda o la China, la usan desde hace miles de años.

Canela de Ceylán, una aliada para el sistema digestivo
123rf Limited©cokemomo. Ramas de canela y polvo

¿Cómo se obtiene la canela?

Proviene del árbol canelo (Cinnamomum), que es originario de Sri Lanka. Para obtener la canela se tiene que seguir un proceso un tanto laborioso. Primero se extrae la corteza interna del árbol, donde se encuentran los compuestos aromáticos, y se deja fermentar 24 horas. Después se raspa la capa externa, se enrolla y se deja secar.

En el mercado, podemos encontrar las típicas ramitas de canela (canela en rama) o la canela en polvo. Hay diferentes variedades de canela, siendo las más comercializadas la canela Cassia (Cinnamomum cassia) y la canela Ceylán (Cinnamomum zeylanicum o verum). Aunque sean de la misma familia, su sabor y sus propiedades terapéuticas cambian bastante.

Canela Cassia y Canela de Ceylán

La canela Cassia, más económica, tiene un sabor más fuerte y amargo y un color ligeramente más oscuro. Además, la podríamos diferenciar a simple vista porque las ramitas tienen una doble espiral gruesa. En cambio, la canela Ceylán es más dulce, solo tiene una espiral y ya se ve más quebradiza. Cuando la consumimos en polvo, es importante poder identificar en la etiqueta cuál estamos comprando.

Más allá del sabor, las propiedades terapéuticas son diferentes y la más valorada es la canela Ceylán. El mayor inconveniente de la Cassia es que tiene cumarina, un compuesto tóxico que puede ser un problema si se consume en elevadas cantidades. Al tener una función defensiva ante los depredadores, nos puede ocasionar daños a nivel hepático y renal.

Propiedades y beneficios

La canela, más segura, por lo tanto, es la de Ceylán. La podemos tener siempre en casa para añadir a recetas dulces, ya que nos proporcionará un dulzor natural y suave. De todas formas, si queremos beneficiarnos de sus propiedades terapéuticas necesitaremos dosis más altas que no conseguiremos con un uso culinario. La mejor opción sería decantarnos por un suplemento de canela de Ceylán en cápsulas o en extracto.

Uno de los principales beneficios es su acción en el sistema digestivo, ya que estimula el apetito y evita digestiones pesadas por la estimulación salivar y de los jugos gástricos (muy útil en caso de hipoclorhidria). Además, gracias a sus propiedades carminativas y antiespasmódicas, evita el exceso de gases estomacales.

Cuando la consumimos en polvo, es importante poder identificar en la etiqueta cuál estamos comprando

También es reconocida desde la antigüedad por sus propiedades antibactericidas y antifúngicas. Se valora en casos no severos de sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado (SIBO) o para ayudar a combatir infecciones de orina.

Otra propiedad interesante a tener en cuenta es su acción hipoglucemiante. La canela es muy apreciada por los diabéticos tipo 2 porque ayuda a regular los niveles de azúcar en sangre, gracias al efecto del polifenol polímero de metil-hidroxichalcona (MHCP). También se ha estudiado a pacientes con sobrepeso y obesidad que, además de la glucosa, han mejorado los parámetros lipídicos de triglicéridos y colesterol LDL (el conocido como el “malo”).

Según la Medicina Tradicional China, a nivel energético es una especie de naturaleza caliente.

Respecto a las contraindicaciones, el uso como especie en el contexto culinario no es problemático, pero no se recomiendan suplementos en caso de embarazo o lactancia.

ESPACIO PATROCINADO POR:
Elige bien, elige productos Herbes del Molí

Autora: Lluca Rullan, Periodista especializada en nutrición y salud natural. Dietista con perspectiva integrativa

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Junio 2021

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here