La salmonelosis es seguramente una de las toxinfecciones alimentarias más populares y temidas, pero ¿tenemos realmente presente todo lo que conviene saber para evitarla? Su presencia es muchas veces inevitable, pero podemos reducir muchísimo el riesgo de que realmente suponga un peligro para nuestra salud.

Salmonelosis: ¿Quién no teme a la Salmonella?
123rf Limited©Kateryna Kon. Bacterias Salmonella causante del tifus entérico y la salmonelosis por infección por alimentos

¿Qué son la salmonelosis y la salmonella?

La Salmonella es la bacteria patógena causante de la salmonelosis, enfermedad de transmisión alimentaria que produce, a través del consumo de alimentos contaminados que no han sido manipulados higiénicamente o bien no se han cocinado correctamente. Debido a su gran capacidad de propagación y de adaptación, es una de las enfermedades más comunes, afectando, según datos de la OMS, a decenas de millones de personas en el mundo. Aunque en la mayoría de los casos, pueden recuperase sin tratamiento específico, en algunas ocasiones, la deshidratación causada por la enfermedad puede llegar a ser muy grave, provocando incluso la muerte.

Los alimentos más frecuentes a los que se asocia la salmonelosis son los huevos y productos a base de huevo, la carne (especialmente de aves de corral y ganado porcino), la leche, frutas y hortalizas. Todos ellos tienen riesgo cuando están poco cocinados o crudos. También las aguas contaminadas pueden ser origen de la enfermedad.

Generalmente los síntomas cursan con dolor abdominal intenso, diarrea, náuseas, vómitos, fiebre y cefalea

La Salmonella es una bacteria que puede vivir en un amplio rango de temperaturas, desde 5 a 45ºC, aunque su temperatura óptima de multiplicación es 35-37ºC, justo la temperatura corporal, y es capaz de sobrevivir en un amplio rango de pH, tanto en medios ácidos como alcalinos. Sin embargo, las temperaturas de cocción superiores a 70ºC consiguen eliminar la bacteria, y en temperaturas de refrigeración (5ºC o inferior) no puede reproducirse. Por tanto, la temperatura es nuestra aliada para combatirla.

La salmonelosis en verano

En verano es frecuente que aumenten los casos de salmonelosis y otras toxiinfecciones alimentarias, ya que las altas temperaturas externas favorecen el crecimiento microbiológico y los alimentos en ocasiones se mantienen durante más tiempo a temperatura ambiente (picnics al aire libre o simplemente una mala gestión o descuidos). También es una época en la que los alimentos nos apetecen frescos o no tan calientes como en otras épocas del año y, por tanto, comemos más alimentos en crudo y se recalientan los alimentos a menos temperatura sin llegar a las temperaturas de cocinado adecuadas para su eliminación.

Generalmente los síntomas cursan con dolor abdominal intenso, diarrea, náuseas, vómitos, fiebre y cefalea. Suelen aparecer entre las 6 y las 72h después de la ingesta de alimentos contaminados y la enfermedad dura entre 2 y 7 días. Puede también permanecer en los seres humanos o animales como portadores asintomáticos durante periodos prolongados, por lo que es muy importante extremar la higiene del manipulador de alimentos. También es conveniente asegurar que la persona que ha pasado la infección ya no es portadora.

Salmonelosis
123rf Limited©vchalup

¿Qué podemos hacer para evitar la contaminación?

Para ello debemos tomar medidas de prevención, que nos servirán en general también, para evitar otras enfermedades bacterianas de transmisión alimentaria:

  • Lavado de manos con jabón y agua caliente, durante al menos 20-30 segundos antes y después de manipular los alimentos, después de manipular residuos, ir al lavabo o realizar cualquier otra actividad que no sea la manipulación de alimentos.
  • Después de manipular carnes, pescados, huevos, frutas y vegetales crudos se deben lavar bien las manos del manipulador, las superficies y los utensilios utilizados.
  • Cocinar completamente los alimentos, consiguiendo una temperatura como mínimo de 70ºC durante 2 minutos en el centro del alimento.
  • Una vez cocinados, si no van a ser consumidos de inmediato, se deben conservar en refrigeración lo antes posible. Para enfriar los alimentos antes de meterlos en la nevera, pueden separarse en fracciones pequeñas y no dejarlos durante más de dos horas a temperatura ambiente.
  • En la nevera, separar los alimentos crudos de los cocinados y mantenerlos siempre bien tapados.

La higiene es fundamental

En las recetas que se requiere el uso de huevo crudo como algunas salsas, deben extremarse las medidas de higiene, se prepararán con la menor antelación posible, se conservarán en refrigeración y se desechará lo que no se ha consumido en el día. La Salmonella en los huevos se encuentra en la cáscara, pero en ningún caso es recomendable lavarlos, ya que puede provocar contaminación cruzada y ayuda a la transmisión de la bacteria del exterior de la cáscara hasta el interior del huevo. Se recomienda también cascar los huevos en un recipiente distinto del que se va a utilizar para el batido y/o preparación del plato para evitar esta transmisión. En la industria alimentaria y en la restauración no está permitido el uso de huevo crudo en sus preparaciones, debiendo hacer uso de ovoproductos pasteurizados, sometidos a un tratamiento térmico capaz de eliminar la bacteria.

Debido a su gran capacidad de propagación y de adaptación, es una de las enfermedades más comunes, afectando, según datos de la OMS, a decenas de millones de personas en el mundo

Los productos elaborados en la industria están sometidos a un control de calidad y seguridad alimentaria muy estrictos para prevenir su contaminación. Aún así, como consumidores, debemos seguir siempre las recomendaciones del fabricante en cuanto a la conservación del producto. Es muy importante leer bien el etiquetado de los alimentos ya que nos indicará cómo conservar el producto tanto cerrado como una vez abierto, cuál es su modo de utilización (si debe estar cocinado o calentado antes de ser consumido) y su fecha de caducidad que debemos respetar pues a partir de la misma la seguridad microbiológica no está garantizada.

  • Nota: este artículo está dirigido al consumidor y es meramente informativo y no exhaustivo debido a la extensión limitada del mismo.

AutorasNúria Arranz, Ingeniera técnica industrial, Tecnóloga de alimentos y Laura I. Arranz, Farmacéutica – Nutricionista

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Julio 2021

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here