Los polialcoholes o polioles como el xilitol, el maltitol o el eritritol, son derivados de azúcares como la glucosa o la manosa, que tienen un poder dulce algo inferior al azúcar, pero con un menor contenido calórico. Es por ello que se utilizan mucho, tanto en productos industriales como en productos más artesanos sin azúcares añadidos. Son sustancias que se encuentran de forma natural en muchos alimentos, pero habitualmente se usan polialcoholes de origen sintético. Tienen sus virtudes y también sus defectos, así que conviene conocerlos bien para saber si son la forma de edulcorar que más nos conviene.

Polialcoholes, ¿edulcorantes naturales?
123rf Limited©pheelingsmedia

¿Qué son los polialcoholes y por qué sirven como edulcorantes?

Estas sustancias están presentes de forma natural en algunas frutas y verduras. Sin embargo, las conocemos más, pues son un tipo de edulcorantes dentro de los “no intensos o no intensivos” ya que, aunque tienen sabor dulce, éste no es tan potente como el de la sacarosa (azúcar), a diferencia, por ejemplo, de la sacarina, el aspartamo, la taumatina o la estevia, que sí son más dulces (mucho más). Los polialcoholes más conocidos son el sorbitol (E420), el maltitol (E965), el xilitol (E967), el manitol (E421) y el eritritol (E968), aunque hay algunos otros como el lactitol (966) o el isomaltitol (E953).

Su poder endulzante está alrededor del 60% de lo que consigue el azúcar con la misma cantidad, que parece poco comparado con el 200-700% de los esteviósidos o el 2000-3000% de la taumatina.  Curiosamente, el sabor dulce de los polioles tiene un toque refrescante que hace que sean especialmente interesantes en la formulación de algunos tipos de productos o en determinadas recetas y, además, pueden someterse a altas temperaturas en procesos como el horneado sin que eso sea un problema. Y la ventaja como edulcorantes es que como son poco o nada digeribles ni se absorben en nuestro intestino, no aportan apenas calorías. En este sentido, todos los polialcoholes tienen 2,4kcal por cada gramo, excepto el eritritol que tiene valor calórico cero. En cualquier caso, su uso es una ventaja respecto a las 4kcal por gramo de los azúcares (sacarosa, glucosa, fructosa, etc.).

Los polialcoholes o polioles están permitidos en Europa como edulcorantes para endulzar multitud de productos de distintas categorías

Algunas de sus características interesantes:

  • Xilitol: el más dulce y refrescante de todos ellos, por eso se utiliza mucho en productos como caramelos y chicles. Además, está reconocido que el uso de chicles edulcorados al 100% con xilitol ayuda a reducir la placa dental, que es un factor de riesgo para desarrollar caries.
  • Eritritol: no es el más dulce, pero si el más ligero, pues aporta cero calorías por cada gramo. Eso hace que sea el favorito para productos que quieren evitar el uso de azúcares y, además, reducir al máximo el nivel de aporte energético.
  • Sorbitol: tiene un poder edulcorante del 60% con respecto al azúcar y está presente en muchas frutas como la manzana y la pera.
  • Maltitol: tiene un poder dulce algo superior, llegando al 70-80% del de la sacarosa y se utiliza bastante a menudo para postres pues aporta cierta textura cremosa.

Usos permitidos

Los polialcoholes o polioles están permitidos en Europa como edulcorantes para endulzar multitud de productos de distintas categorías. Las empresas los obtienen de diferentes fuentes, por ejemplo, por extracción o síntesis a partir de productos como el almidón de maíz o de trigo o los azúcares del abedul. Están muy regulados y eso quiere decir que está muy definido lo que deben cumplir a nivel de características fisicoquímicas, de seguridad alimentaria y de usos adecuados. En este sentido, la Comisión Europea ha establecido en qué categorías de alimentos y en qué cantidades pueden usarse, como, por ejemplo, caramelos, chicles, dulces, bebidas aromatizadas, frutas y verduras deshidratadas, incluso en complementos alimenticios. Hay una amplia gama de categorías de alimentos que pueden usar los polialcoholes como opción en la cantidad necesaria para reducir el uso de azúcares o, lo que es más habitual, para evitarlo. Así, muchos productos sin azúcar contienen polioles como edulcorantes.

Polialcoholes, ¿edulcorantes naturales?
123rf Limited©robertruidl

¿Pueden causar efectos adversos?

La seguridad de estos ingredientes alimentarios está garantizada si se usan en las condiciones que se establecen en la normativa sobre su uso y su etiquetado. Se sabe que los polialcoholes, al no absorberse en el intestino y pasar por él de forma intacta, hacen que se acumule más agua de lo normal y pueden producir un efecto laxante. Este efecto adverso se produce y debe indicarse en el etiquetado cuando el producto tiene más de 10g de polialcoholes por 100g de alimento.

La seguridad de estos ingredientes alimentarios está garantizada si se usan en las condiciones que se establecen en la normativa sobre su uso y su etiquetado

Esta cantidad puede parecer elevada, sin embargo, muchos productos procesados sin azúcares añadidos pueden tener esos niveles ya que recordemos que el poder dulce es menor que el del azúcar y por eso las cantidades que se usan suelen ser altas. Ese efecto laxante puede ir acompañado de cierta producción de gases y algo de hinchazón abdominal, de manera que muchas personas cuando toman productos con polioles notan que tienen flatulencia. Esto hace que estos ingredientes no sean adecuados para personas que tienen determinados problemas gastrointestinales como colon irritable o sobrecrecimiento bacteriano.

Así, si queremos tener información sobre los polialcoholes que pueden llevar los alimentos que compramos, debemos mirar bien la lista de ingredientes en la que los encontraremos indicados con su nombre o número E y precedidos con la palabra “edulcorante”, pues es la función que tienen. Y, aunque no es obligatorio por normativa indicar la cantidad de polioles, sí lo es advertir del posible efecto adverso cuando el producto tiene más de un 10% de los mismos.

  • Nota: este artículo está dirigido al consumidor y es meramente informativo y no exhaustivo debido a la extensión limitada del mismo.

Autoras: Núria Arranz, Ingeniera técnica industrial, Tecnóloga de alimentos | Laura I. Arranz, Dra. Farmacéutica Dietista– Nutricionista

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Septiembre 2021

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here