En tiempos muy remotos, antes de que se conociera la existencia de los nutrientes, de los microorganismos y de las sustancias tóxicas, nuestros antepasados ya sabían que algunos alimentos podían ayudar a curar ciertas dolencias y que otros, en según qué estado, podían provocar efectos no deseados, como enfermedades de transmisión alimentaria e incluso la muerte.

Enfermedades de transmisión alimentaria: botulismo, salmonelosis, campilobacteriosis y E. coli
123rfLimited©digicomphoto. Alimento contaminado por la toxina Clostridium botulinum

Por eso, de una forma experimental e intuitiva, se fueron desarrollando métodos para consumir y conservar alimentos de forma segura. En el momento en que estalló la revolución industrial se superaron nuevos retos para producir, en cantidades grandes, productos que tuvieran cierta durabilidad y garantizaran la seguridad alimentaria.

Cómo se producen las enfermedades de transmisión alimentaria

Los peligros que pueden amenazar nuestra salud a través de los alimentos son de diferentes tipos, básicamente químicos, como toxinas de hongos, residuos de pesticidas o metales pesados y microbiológicos, como bacterias, hongos o virus. En el primer caso existe a nivel europeo una amplia normativa que regula e indica qué niveles son permitidos y las empresas deben garantizar que los cumplen. En el segundo caso, cuando los peligros que atentan contra la salud pública son microorganismos, no hay establecidos límites en la normativa ya que cada empresa debe establecer los suyos propios en función de sus productos para evitar las enfermedades de transmisión alimentaria. El objetivo siempre es garantizar la seguridad del alimento comercializado durante toda su vida útil o, lo que es lo mismo, hasta su fecha de caducidad, es decir, hasta el límite a partir del cual no se debe consumir el producto pues puede ser nocivo para la salud.

Algunas enfermedades más habitualmente transmitidas por los alimentos a causa de la presencia de microorganismos son las siguientes:

Botulismo

Se trata de una enfermedad poco habitual pero que es grave e incluso puede llegar a ser mortal. Es una intoxicación causada por la ingesta de alimentos contaminados con unas neurotoxinas muy potentes que se producen por Clostridium botulinum. Este microorganismo produce esporas resistentes a temperaturas altas que están ampliamente presentes en el medio ambiente y que, en ausencia de oxígeno, germinan, crecen y producen toxinas. De todas ellas, la toxina botulínica A es la que tiene más afinidad por el sistema nervioso y es más peligrosa.

El Botulismo es una enfermedad poco habitual pero grave e incluso puede llegar a ser mortal

El botulismo no se transmite de persona a persona, sino que su transmisión es vía alimentaria por ingestión de alimentos contaminados por Clostridium botulinicum, que están mal preparados o conservados inadecuadamente. Los alimentos que lo suelen transmitir son las conservas caseras, especialmente las de alimentos vegetales, pero también las de pescados y algunos productos cárnicos como el jamón o las salchichas.

Salmonelosis

Es la enfermedad de transmisión alimentaria más común y es producida por varios tipos de bacterias del género Salmonella. Estos microorganismos tienen una gran capacidad para sobrevivir, e incluso reproducirse, en ambientes muy diversos durante mucho tiempo. Infecta tanto a personas como a animales y ambos pueden ser portadores sin síntomas. El foco principal de transmisión de Samonella es el consumo de aguas y alimentos contaminados. El contagio de persona a persona por vía fecal-oral puede producirse cuando no hay una buena higiene de manos por parte del infectado que contaminaría los alimentos que manipula.

123rfLimited©vchalup

Los alimentos más frecuentemente implicados son los huevos, productos a base de huevo crudo, la carne poco cocinada, especialmente las aves de corral como el pollo, la leche y los productos lácteos que no hayan tenido unos buenos tratamientos térmicos. También se puede transmitir por agua contaminada, frutas y hortalizas crudas.

Campilobacteriosis

Es una zoonosis causada por unas bacterias en forma de espiral que pertenecen al género Campylobacter. La transmisión se produce, sobre todo, por el consumo de alimentos contaminados, aunque también por aguas en mal estado, así como por el contacto con heces de animales. En este caso, también puede haber transmisión persona a persona, aunque sea poco habitual. Igual que en el caso anterior, se asocia al consumo de carne o productos cárnicos crudos o poco cocinados, especialmente aves de corral, y también puede transmitirse por leche cruda o lácteos que no han tenido tratamiento térmico. El agua o el hielo hecho con agua contaminada también es una fuente de infección.

La transmisión de persona a persona se produce cuando no hay una buena higiene de las manos por parte de la persona infectada

Escherichia coli

Es una bacteria que forma parte de la microbiota habitual del intestino de personas y animales, y que se elimina a través de las heces. Aunque la mayoría de las cepas son inofensivas, algunas pueden causar graves enfermedades. Puede sobrevivir durante largos periodos en el medio ambiente, tanto en el suelo como en el agua, pudiendo proliferar en agua y alimentos de origen animal y vegetal. La transmisión se produce sobre todo por el consumo de alimentos y agua contaminados, así como por el contacto con animales y sus heces.

La transmisión de persona a persona (fecal-oral) se produce cuando no hay una buena higiene de las manos por parte de la persona infectada. Los alimentos que más frecuentemente están implicados en estas infecciones son la carne de vacuno, especialmente la carne picada y otros derivados como hamburguesas o salchichas, cuando se consumen crudos o poco cocinados. También puede ser foco de infección la leche cruda o sus derivados, los vegetales frescos, las semillas germinadas y los zumos de frutas.

Las enfermedades de transmisión alimentaria son muchas, pero, en general, una buena higiene y una adecuada preparación y conservación de los alimentos son la mejor garantía de seguridad, tanto en la industria como en nuestros hogares.

  • Nota: este artículo está dirigido al consumidor y es meramente informativo y no exhaustivo debido a la extensión limitada del mismo.

Autoras: Núria Arranz, Ingeniera técnica industrial, Tecnóloga de alimentos | Laura I. Arranz, Dra. Farmacéutica Dietista– Nutricionista

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Octubre 2021

1 Comentario

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here