Cuando sucede algo que nos ocasiona un daño, sea del tipo que sea, es necesario seguir la pista de los acontecimientos para detectar el origen del problema de manera que en un futuro se pueda evitar, es decir, es necesaria la trazabilidad de los alimentos.

Trazabilidad de los alimentos
123rf Limited©olivier26

Esto se aplica igualmente en la industria alimentaria para que, si se produce un fallo que atente contra la seguridad del consumidor, pueda identificarse fácil y rápidamente para tomar las medidas oportunas. Es lo que se llama trazabilidad.

¿Qué es la trazabilidad de los alimentos?

La trazabilidad se define como la posibilidad de encontrar y seguir el rastro, a través de todas las etapas de producción, transformación y distribución, de un alimento, un pienso o un ingrediente, con el objetivo de proteger a los consumidores de riesgos probables o peligros reales. Se aplica desde hace muchos años en el sector de la alimentación, pero especialmente y de forma más sistemática en Europa desde el año 2002, cuando un reglamento definió exactamente este concepto y cómo llevarlo a cabo.

Es una fantástica herramienta de gestión que contribuye a facilitar la retirada de los alimentos en los que se haya detectado algún problema y permite que todos los implicados, incluidos los consumidores, reciban información específica y exacta sobre los productos en cuestión. Como es un sistema muy eficaz las empresas lo utilizan tanto para aspectos de seguridad alimentaria como de calidad de sus productos.

¿Cómo se consigue tener todo el rastro de un alimento?

Todas las empresas, sea cual sea su papel en la cadena alimentaria, deben tener control de todos sus procesos e información actualizada de sus proveedores y de sus clientes. Es lo que se llama gestión en “un paso atrás y un paso adelante”, de manera que no hace falta que cada empresa tenga datos de todo el rastro o procesos del producto sino solo de los propios y del anterior y posterior. Por ejemplo, en el caso de una empresa que fabrica chocolate, ésta debe tener información de los proveedores que le abastecen sus materias primas y también de todos los clientes a los que vende su producto.

Todas las empresas deben tener control de todos sus procesos e información actualizada de sus proveedores y de sus clientes

Si hay un problema, como, por ejemplo, que se detecte un alérgeno que no debería estar presente, la empresa revisará sus procesos, solicitará datos a su proveedor y avisará a los clientes. Si el origen del problema viene del proveedor que no ha declarado correctamente un alérgeno en los certificados de sus materias primas, tendrá que subsanar el error y los lotes de productos afectados deberán retirarse. Además, se publicará una alerta dirigida a los consumidores en caso de que dicho producto pueda haber llegado ya a los hogares. Y de esta manera es relativamente fácil dar con el punto clave en una situación de este tipo, evitando al máximo un perjuicio al consumidor.

Rapidez y comunicación

Para que todo esto funcione adecuadamente hay dos factores que son clave y deben cumplirse, uno es la rapidez en actuar y la otra es la buena comunicación entre los involucrados (consumidores, empresas, administración, Estados Miembros y Comisión Europea). La rapidez en todo esto es obviamente muy importante, puesto que, si el tiempo en el que se hace el rastreo se dilata, la posibilidad de que alguna persona pueda sufrir algún daño es mayor. Cuando hay una alerta de este tipo, las empresas dan prioridad máxima a resolverla. Y una buena comunicación es imprescindible para que el aviso llegue a todos y cada uno de los afectados en la cadena alimentaria.

123rf Limited©jackf –

Ante un problema, ¿qué debe hacer cada parte implicada?

Empresas alimentarias:

  • Retirar inmediatamente los productos afectados del mercado y, si es necesario, retirarlos de los consumidores.
  • Destruir cualquier lote o envío de alimento que no satisface los requisitos de seguridad alimentaria.
  • Informar a las autoridades competentes del riesgo y de la acción que ha tomado.

Administración nacional (Estados Miembros):

  • Asegurarse de que los operadores cumplan con sus obligaciones.
  • Tomar las medidas de control apropiadas para garantizar la seguridad alimentaria.
  • Rastrear el riesgo hacia atrás y hacia adelante a lo largo de la cadena.
  • Notificar la incidencia al Sistema de Alerta Rápida para alimentos y piensos (RASFF).

Unión Europea:

  • La Comisión Europea alerta del riesgo a todos los miembros del Sistema RASFF.
  • Solicita información a las empresas para permitir la trazabilidad y coordina la acción con las administraciones nacionales.
  • Puede imponer restricciones de importación o exportación.

Hay dos factores que son clave y deben cumplirse, la rapidez en actuar y la buena comunicación entre los involucrados

Sistema RASFF

La red del sistema RASFF se estableció en 1979 y se mejoró en 2002 con la sistematización de la trazabilidad. Sus participantes son los 27 Estados Miembros, la Comisión Europea, la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), Islandia, Liechtenstein y Noruega. Constituye un sistema de advertencia que permite el intercambio rápido de información cuando existe un riesgo para la seguridad de los alimentos o piensos. Si un miembro de la red se da cuenta de un riesgo potencial para la salud humana, notifica a la Comisión Europea, que transmite la información inmediatamente a los otros miembros para que se tomen acciones correctivas rápidamente.

En el caso de los alimentos de origen animal, la Unión Europea estableció en 2004 el sistema TRACES que permite rastrear el movimiento de los animales tanto dentro de la UE como en terceros países. Así, en caso de un brote de enfermedad se garantiza que todos los animales potencialmente afectados se pueden identificar rápidamente y las autoridades pueden tomar las medidas adecuadas.

De este modo, desde 2002, la trazabilidad es un sistema que vela por nuestra seguridad, en todos y cada uno de los procesos de la cadena alimentaria, es decir, desde el campo a la mesa.

  • Nota: este artículo está dirigido al consumidor y es meramente informativo y no exhaustivo debido a la extensión limitada del mismo.

Autoras: Núria Arranz, Ingeniera técnica industrial, Tecnóloga de alimentos | Laura I. Arranz, Dra. Farmacéutica Dietista– Nutricionista

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Noviembre 2021

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here