La vitamina D o calciferol, conocida como vitamina antirraquítica, es un heterolípido del grupo de los esteroides. La produce el cuerpo como respuesta a la exposición a los rayos del sol, pero durante los meses de invierno tenemos que prestar atención para no caer en déficit y asegurar un buen funcionamiento de nuestro organismo.

hombre al sol

Funciones de la vitamina D

La Vitamina D forma parte de las 4 vitaminas liposolubles, pero en realidad es una hormona que puede llegar a regular hasta 2000 genes y sus funciones asociadas. Está implicada en múltiples funciones: mejora la sensibilidad a la insulina y la salud cardiovascular, contribuye a la salud ósea (ayuda a fijar el calcio y el fósforo en los huesos) y regula la microbiota intestinal. También puede prevenir cálculos de riñón, actuar como inmunoreguladora o antidepresiva, previniendo enfermedades autoinmunes y mejorando el receptor de la serotonina, y ayudar a mejorar la salud femenina, al prevenir la fertilidad y mejorar el SOP (Síndrome de Ovarios Poliquísticos), entre muchas otras.

La principal fuente de vitamina D es la exposición al sol

Asegurar unos niveles óptimos

Se calcula que gran parte de la población tiene niveles bajos de esta vitamina. Estos se pueden comprobar mediante un análisis de sangre. Se considera normal a partir de 30 ng/ml, entre 40 y 80 ng/ml los niveles son óptimos, a menos de 30 se detecta insuficiencia y a menos de 20 se considera déficit.

El déficit de la vitamina D se relaciona con muchas enfermedades óseas, cardiovasculares (ataques al corazón, infartos), diabetes tipo 1 y 2, artritis reumatoide, fibromialgia y muchos tipos de cáncer. Por ello, es importante mantener depósitos óptimos de vitamina D durante todo el año.

¿De dónde se obtiene?

La principal fuente de vitamina D es la exposición al sol. Se necesitan de 5 a 10 minutos de sol, dos o tres veces por semana, para que nuestro organismo produzca suficiente vitamina D. Sin embargo, durante los meses de invierno (de noviembre a febrero) los rayos solares no tienen un ángulo adecuado y este proceso se debilita. También podemos encontrar esta vitamina en algunos alimentos, aunque son pocos, con niveles muy bajos y principalmente de origen animal, por lo que no son aptos para personas veganas o vegetarianas. Son la yema de huevo, los quesos o las setas shiitake.

La suplementación puede ser una buena aliada para mantener unos buenos niveles de vitamina D durante todo el año

Complementos alimenticios

La suplementación también puede ser una buena aliada para mantener unos niveles adecuados de vitamina D durante todo el año. Por lo general, encontramos dos fórmulas: la vitamina D2 o ergocalciferol (que se deriva del ergosterol) y la vitamina D3 o colecalciferol (que se deriva del colesterol y presenta mejor biodisponibilidad). Eso sí, siempre que se recurra a la complementación debe hacerse bajo prescripción y supervisión profesional.

PATROCINADO POR
Alternatur, distribuidor de complementos alimenticios de la más alta calidad
www.alternatur.es

Ayudas digestivas para paliar los excesos navideños

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Febrero 2022

Deja un comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí