El consumo de alimentos ecológicos tiene ventajas desde el punto de vista de la no presencia de productos químicos como fertilizantes o pesticidas. Pero, además, los alimentos elaborados según las normas de producción ecológica se diferencian de los alimentos convencionales en que contienen menos aditivos, entre otras cosas. Los alimentos ecológicos pueden usar algunos aditivos, pero solo dentro de una lista muy restringida y para usos muy concretos. El reglamento europeo 2019/2164, que entró en vigor el 7 de enero de 2020, introdujo cambios en esta lista de aditivos autorizados en la producción de alimentos ecológicos transformados.

aditivos alimentos
123rf Limited©microgen. Inspección alimentaria

¿Qué dice la normativa europea?

Los alimentos transformados necesitan muchas veces del uso de algún tipo de aditivo para garantizar la durabilidad o bien la textura u otros aspectos importantes del producto. Todos los aditivos que están actualmente autorizados para uso alimentario son seguros en las condiciones de uso permitidas, pero está claro que cuanto más natural sea nuestra alimentación y cuanto menor sea la ingesta de estas sustancias, mejor. De todos modos, no todos los aditivos son iguales pues algunos de ellos son mucho más naturales que otros, por ejemplo, el ácido ascórbico es la vitamina C, o el ácido cítrico es una sustancia típica del zumo de limón. En el reglamento europeo sobre la producción y el etiquetado de productos ecológicos, actualizado en 2019, se deja bien claro qué se puede usar y en qué condiciones. En esta normativa se introducen cambios como:

  • Glicerol (E-422): se amplían las condiciones de uso siendo autorizado también como humectante en cápsulas de gel y en recubrimiento superficial de comprimidos.
  • Goma tara en polvo (E-417): se incluye como posible espesante en preparaciones de alimentos de origen vegetal y animal.
  • Goma tara en polvo, glicerol, goma garrofín, goma gellan, goma arábiga, goma guar y cera carnauba: se exige, a partir de este enero 2022, que también sean de producción ecológica.

Los alimentos ecológicos pueden usar algunos aditivos, pero solo dentro de una lista muy restringida y para usos muy concretos

Los aditivos que podemos encontrar en productos ecológicos en la actualidad son: E 153 Carbón vegetal; E 160b* Annato, bixina, norbixina; E 170 Carbonato de calcio; E 220 Dióxido de azufre; E 223 Metabisulfito sódico; E 224 Metabisulfito de potasio; E 250 Nitrito de sodio (no combinado con el E 252); E 252 Nitrato de potasio (no combinado con el E 250); E 270 Ácido; E 290 Dióxido de carbono; E 296 Ácido málico; E 300 Ácido ascórbico; E 301 Ascorbato de sodio; E 306 Extracto rico en tocoferoles; E 322 Lecitinas; E 325 Lactato de sodio; E 330 Ácido cítrico; E 331 Citratos de sodio; E 333 Citratos de calcio; E 334 Ácido tartárico; E 335 Tartratos de sodio; E 336 Tartratos de potasio; E 341 Fosfato monocálcico; E 392 Extractos de Romero; E 400 Ácido algínico; E 401 Alginato de sodio; E 402 Alginato de potasio; E 406 Agar; E 407 Carragenina; E 410 Goma garrofín; E 412 Goma guar; E 414 Goma arábiga; E 415 Goma xantana; E 417 Goma tara en polvo; E 418 Goma gellan; E 422 Glicerol; E 440 (i) Pectina; E 464 Hidroxipropil-metilcelulosa; E 500 Carbonatos de sodio; E 501 Carbonatos de potasio; E 503 Carbonatos de amonio; E 504 Carbonatos de magnesio; E 509 Cloruro de calcio; E 516 Sulfato de calcio; E 524 Hidróxido de sodio; E 551 Dióxido de silicio; E 553b Talco; E 901 Cera de abejas; E 903 Cera carnauba; E 938 Argón; E 939 Helio; E 941 Nitrógeno; E 948 Oxígeno; E 968 Eritritol.

Permisos y condiciones de uso

Los aditivos permitidos para alimentos ecológicos tienen unas condiciones de uso que son más específicas, aunque además han de cumplir con las exigidas para los alimentos convencionales. Así, estos aditivos no pueden usarse en cualquier producto, sino que la normativa señala en cuáles pueden usarse y en qué condiciones. Y hay algunas categorías de aditivos que no se permiten, por ejemplo, los colorantes, o categorías en las que se permiten muy pocas opciones, como es el caso de los edulcorantes de los que solo se permite el eritritol.

aditivos

Los aditivos siempre debemos verlos etiquetados o indicados en la lista de ingredientes en el orden que les corresponda según la fórmula del producto y siempre precedidos de su función tecnológica, por ejemplo, “espesante”, “acidulante”, etc. Recordemos que esto es lo que más nos va a servir para detectarlos en la lista de ingredientes pues después de la función tecnológica las empresas pueden mencionarlos tanto con su número E como con su nombre. En general, esas funciones tecnológicas de los aditivos que veremos reflejadas en la lista de ingredientes pueden ser: Acidulante, Corrector de acidez, Antiaglomerante, Antiespumante, Antioxidante, Incrementador de volumen, Colorante, Emulgente, Sales fundentes, Endurecedor, Potenciador del sabor, Agente de tratamiento de la harina, Espumante, Gelificante, Agente de recubrimiento, Humectante, Almidón modificado, Conservante, Gas propulsor, Gasificante, Secuestrante, Estabilizador, Edulcorante, Espesante.

Estos aditivos no pueden usarse en cualquier producto, sino que la normativa señala en cuáles y en qué condiciones

Coadyuvantes tecnológicos

Además, hay otras sustancias que pueden utilizarse como coadyuvantes tecnológicos sin que sean considerados aditivos y que están también autorizados para los alimentos ecológicos como, por ejemplo, el cloruro de calcio, el cloruro de magnesio (o nigari) utilizado para la producción de tofu, la caseína o la gelatina, entre otros.

Otro aspecto interesante relacionado con este tema es que, en aquellos productos ecológicos (y no eco también) que se vendan como veganos, no deben incluirse aditivos de origen animal, por tanto, no está de más saber cuáles pueden serlo para evitarlos si es nuestro caso. De la lista anterior de aditivos autorizados para los alimentos ecológicos procesados son de origen animal la cera de abejas y la goma laca. Además, en el ámbito alimentario no ecológico se utilizan otros como la cochinilla (E 120), la gelatina (E 441), la lanolina (E 913) o el lactitol (E 966).

Nota: este artículo está dirigido al consumidor y es meramente informativo y no exhaustivo debido a la extensión limitada del mismo

Autoras: Núria Arranz, Ingeniera técnica industrial, Tecnóloga de alimentos | Laura I. Arranz, Dra. Farmacéutica Dietista– Nutricionista

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Abril 2022

Deja un comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí