Al igual que con los humanos, la salud y el rendimiento de los animales dependen de manera crucial de una dieta equilibrada. En la ganadería, la calidad de los piensos es un factor determinante de éxito.

piensos
123rfLimited©budabar

Calidad de la comida de los animales

Ya sean aves, bovinos o porcinos, la alimentación animal debe ser sana y libre de contaminantes. Es evidente que el alimento debe ajustarse a la especie animal en particular y a su edad, contener una cantidad suficiente de nutrientes y estar libre de sustancias indeseables o prohibidas. Para asegurar esto, la alimentación está sujeta a regulaciones estrictas. Por lo tanto, los análisis regulares son esenciales.

A pesar de que la exigencia en la calidad del pienso ha aumentado, en los últimos años varias retiradas de productos han demostrado que no siempre es así. Por ejemplo, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés) confirmó hace 3 años que la exposición dietética a dioxinas y PCB similares a las dioxinas, contaminantes ambientales presentes en niveles bajos en alimentos y piensos, es un problema de salud. La misma organización también publicó una opinión científica en 2018 sobre los riesgos para la salud pública y animal y el medioambiente relacionados con la presencia de níquel en los piensos.

En particular, el plomo se ha detectado repetidamente en alimentos para animales, sobre todo en los de mascotas

Los contaminantes que los fabricantes de piensos deben vigilar, según la Unión Europea

Contaminación microbiológica: la salmonela ha sido responsable de varias retiradas de alimentos y piensos en los últimos años. Los alimentos ricos en proteínas son particularmente vulnerables a esta contaminación, ya que proporcionan un entorno muy favorable para su desarrollo. Además de salmonela, otras bacterias, como las levaduras y mohos, también pueden causar contaminación en los alimentos para animales.

Residuos: la carne que se utiliza para producir alimentos para animales está sujeta a controles estrictos, al igual que la carne para consumo humano. No obstante, puede ocurrir que en la carne queden residuos de hormonas, antibióticos o medicamentos veterinarios.

Micotoxinas: estos son metabolitos tóxicos producidos por mohos y pueden causar trastornos del crecimiento y de fertilidad en los animales, incluso en bajas concentraciones.

Organismos genéticamente modificados: la harina de soja, ampliamente utilizada en la producción de piensos, a menudo se elabora a partir de soja modificada genéticamente. El maíz, la colza y el arroz también se originan a partir de cultivos modificados genéticamente. Varios OGM están aprobados en la UE, pero deben declararse a partir de un umbral del 0,9%.

Metales pesados: los metales pesados pueden ser dañinos para humanos y animales y pueden causar envenenamiento crónico. Se introducen en los piensos a través de suelos, fertilizantes o aditivos. En particular, el plomo se ha detectado repetidamente en alimentos para animales, sobre todo en los de mascotas. Para plomo, cadmio, mercurio, arsénico y flúor se establecen niveles máximos en la UE.

Dioxinas: son contaminantes orgánicos que se acumulan en el medioambiente y se encuentran de forma ubicua en suelos, aguas, plantas y animales. Para las dioxinas y los bifenilos policlorados (PCB), igualmente tóxicos, se establecen niveles máximos en la UE.

El principal requisito para elaborar piensos ecológicos es hacer uso exclusivamente de ingredientes originarios de la agricultura ecológica

Según un estudio de alimentación de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (más conocida como FAO), un programa de alimentación animal se debe enfocar en un mejoramiento continuo de las condiciones de los animales, que satisfaga sus requerimientos nutricionales (en cantidad y calidad) y les permita un buen desempeño, lo cual se evidencia en los parámetros productivos y reproductivos (peso al nacimiento, peso al destete, ganancia de peso, producción de leche e intervalo entre partos), como también en la salud y el bienestar.

piensos
123rfLimited©chayakornlot

Los beneficios de los piensos ecológicos

Los piensos ecológicos se caracterizan por estar elaborados únicamente con ingredientes naturales. Esto supone una alimentación libre de modificaciones genéticas y sustancias químicas. Por eso, los animales alimentados con estos piensos aumentan sus valores nutritivos y mejoran la producción.

Esta elaboración de los piensos ecológicos está bajo supervisión de las normativas de la Unión Europea, que marca y orienta la producción agrícola y la ganadería ecológica. Es decir, el principal requisito para elaborar estos piensos ecológicos es hacer uso exclusivamente de ingredientes originarios de la agricultura ecológica. De esta manera, se garantiza que los productos sean totalmente naturales y que no contengan rastros de sustancias desfavorables, tanto para los animales como para el medioambiente.

Entre los principales contaminantes de origen químico que no están permitidos en la producción agrícola ecológica están los plaguicidas, bajo el reglamento 889-2008 de la Unión Europea.

Un Modelo de Sostenibilidad y Ganadería Orgánica (SGO) ofrecería un mejor uso de la tierra y los alimentos, además de menor impacto ambiental

La ganadería ecológica ha cobrado mucha popularidad y apoyo del mercado nacional en los últimos años y la elaboración de piensos mediante ingredientes naturales es la parte fundamental de este tipo de ganadería. Un producto alimenticio animal que tiene como objetivo transformar y mejorar los mecanismos de producción, garantizar la seguridad alimentaria y sin poner en riesgo los ecosistemas.

Entre los principales beneficios de este pienso ecológico destaca que ofrece condiciones óptimas y naturales para el desarrollo de los animales, y que la ausencia de químicos y conservantes ofrece una salud mucho más firme y duradera para el ganado.

Según un estudio de la FAO, en colaboración con el instituto suizo FiBL, un Modelo de Sostenibilidad y Ganadería Orgánica (SGO) ofrecería un mejor uso de la tierra y los alimentos, además de menor impacto ambiental. Esta organización también asegura que alimentar al ganado con piensos concentrados ha llevado ya a una mayor presión sobre las tierras cultivables, genera graves desequilibrios entre diferentes regiones y en cuanto a los animales se da una mayor presencia de enfermedades y una clara reducción de la longevidad media, al margen de otros problemas.

Autora: Neus Palou, Periodista especializada en medio ambiente

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Octubre 2022

Deja un comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí