El invierno es la estación del año en la que nuestro organismo está más expuesto a virus que causan síntomas respiratorios. Esto implica que seamos más susceptibles a sufrir resfriados, gripes y otras infecciones. Cuidar nuestro sistema inmunitario durante todo el año, y en especial en invierno, es imprescindible para vivir con salud y bienestar. En este sentido, la naturaleza es sabia y en los meses de más frío nos ofrece ciertas frutas que pueden ayudar a nuestra inmunidad, contribuyendo a que disminuya el riesgo de enfermar. Asimismo, para aprovechar todos sus beneficios es importante que complementemos su ingesta con buenos hábitos.

frutas de invierno
123rfLimited©jetsam86

Frutas de invierno y características beneficiosas

Las principales frutas que se cosechan en temporada de invierno en España son entre otras: las naranjas, los limones, los caquis, los kiwis y los pomelos. Todas ellas tienen en común su contenido en vitamina C o ácido ascórbico, una vitamina hidrosoluble esencial para nuestro organismo que es conocida por ayudar a nuestro sistema inmunitario, ya que posee propiedades antivíricas y antioxidantes. Además, fomenta la producción y acción de diversas células inmunitarias y mantiene los tejidos epiteliales del organismo, una barrera esencial que nos brinda protección contra agentes patógenos.

Asimismo, las naranjas, pomelos, kiwis y kakis contienen carotenoides, unos pigmentos que dan un característico color anaranjado (en los kiwis no se aprecia porque tienen mucha clorofila) y que son precursores de la vitamina A. Esta vitamina está relacionada con la disminución de la aparición de infecciones respiratorias, el mantenimiento de las barreras naturales del organismo y la producción de anticuerpos.

La naturaleza es sabia y en los meses de más frío nos ofrece ciertas frutas que pueden ayudar a nuestra inmunidad, contribuyendo a que disminuya el riesgo de enfermar

Además, la naranja, el limón y el pomelo son ricas en flavonoides, un tipo de fitoquímico polifenólico con propiedades antiinflamatorias y antioxidantes. Asimismo, están relacionados con la prevención de enfermedades infecciosas.

Una buena ingesta hídrica es esencial para mantener nuestro cuerpo en homeostasis. Por otro lado, las mucosas de nuestro organismo son una barrera protectora que combate a los microorganismos patógenos y, por este motivo es necesario mantenerlas hidratadas.

En este sentido, teniendo en cuenta que en invierno la sensación de sed disminuye, las frutas como la naranja, el pomelo, los limones o los kiwis, que contienen un alto porcentaje en agua, ayudan a mantenernos hidratados.

Así pues, comer fruta de temporada en invierno nos proporciona muchos beneficios para nuestra salud y, ¡además, está deliciosa!

ESPACIO PATROCINADO POR
Alimentos Ecológicos Gumendi
www.gumendi.es

Autora: Jordina Bargas, Dietista y Enfermera

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Diciembre 2023