A partir de los 5-6 meses los bebés empiezan a probar pequeñas porciones de las comidas de la mesa familiar, siempre sin sal y con la textura y la forma adaptada a sus capacidades. Aunque lo ideal es que compartan la mayor parte de las comidas con sus padres y otros familiares, algunas veces, por incompatibilidad de horarios u otras razones, el bebé tiene que desayunar a una hora diferente. ¿Qué podemos prepararle en estos casos?

desayunos bio y veganos
123rf Limited©tutye

Las papillas de avena ecológica, con fruta madura de temporada y cremas de frutos secos, son una opción que gusta a la mayoría de los bebés y son muy nutritivas. De vez en cuando se puede sustituir la avena por otro cereal como la quínoa o la espelta, o hacer una mezcla de varios cereales. El gofio ecológico también es muy buena opción. Si el bebé prefiere masticar, se puede preparar una mezcla de copos de avena molidos y plátano, boniato o calabaza cocidos, añadir una cucharadita de crema de cacahuetes o almendras ecológicas, amasar en forma de galletas o barritas y hornear 20-30 minutos hasta que estén firmes, pero aún blandas.

Otra buena opción es una porción de tostada de pan integral, de trigo u otro cereal ecológico, a ser posible de levadura madre. Este pan no debe tener semillas ni frutos secos, y debe estar elaborado sin sal o con una cantidad muy baja, menor de 1g/100g de producto.

Si la corteza es muy dura, es mejor retirarla al principio. El resto se puede tostar ligeramente para que esté más firme, pero cuida de que no se queme.

Cuando el bebé está empezando a masticar, esta tostada de pan se le puede ofrecer tal cual o con unas gotas de aceite de oliva virgen. Pero más adelante puedes empezar a untar cualquier cosa que le guste al bebé, eligiendo siempre alimentos nutritivos, y procurando alternarlos. Por ejemplo, tomate rallado y aceite de oliva; aguacate; hummus casero sin sal; una capa fina de crema de cacahuetes, de anacardos o de almendras; crema de tofu sin sal; tahin.

Los yogures de soja naturales ecológicos y sin azúcar gustan a la mayoría de los bebés y se pueden incluir en cualquier desayuno o constituir un desayuno por sí solos, junto con una porción de fruta madura de temporada. Para que sean aún más nutritivos, puedes añadir una cucharadita de crema de cacahuetes o de un fruto seco. Los menores de un año no pueden tomar leche de soja ni ninguna otra leche vegetal (o animal) que no sea la leche de su madre o leche de fórmula para bebés, pero sí pueden tomar yogures de soja desde los seis meses.

Autora: Miriam Martínez Biarge, Médico Pediatra

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Marzo 2024