Pep Llop

Os presentamos la cuarta entrega de la serie de artículos pertenecientes a la sección Planeta Vivo de Bio Eco Actual que llevan por nombre Movilidad Sostenible. Estos constan de 6 entregas por Pep Llop, antropólogo y eco activista que semana a semana iremos publicando en el Bloc.

Un ámbito importantísimo de la movilidad obligada es aquella de corto y medio recorrido en el ámbito urbano y metropolitano. En este artículo hablaremos del transporte por vías urbanas e interurbanas desde el ámbito de lo que serían los transportes públicos, es decir las líneas de autobús, el metro, los taxis y el bicing, de incorporación relativamente reciente en algunas ciudades.

El transporte público urbano e interurbano genera la mayor parte de los desplazamientos de las personas en la vida cotidiana, para ir al trabajo, las compras, el ocio, la escuela… es por este motivo, que en grandes conglomerados urbanos, hace bastantes años que se trabaja y se apuesta por el transporte público en lugar del privado. Gracias a esta apuesta de muchas ciudades, el nivel de eficiencia de estos transportes ha tenido una proyección ascendente y podemos ver ejemplos de ciudades en las que sólo es posible acceder a los centros urbanos por medio de este tipo de transportes colectivos, evitando de esta manera congestiones, contaminación, y aportando rapidez en el acceso e incluso resultados económicos positivos para los propios usuarios.

En este sentido, decir que casi por una cuestión de colapso y para evitarlo, se han tomado medidas muy interesantes en ciudades medianas y grandes, como puede ser el uso reciente del bicing para trayectos relativamente cortos en el interior de la ciudad, que, con contaminación cero, resulta ser un medio ágil, rápido y a la vez saludable para los propios usuarios.

El problema ahora aparece en los trayectos interurbanos, donde los sistemas públicos no son suficientemente eficaces, conectando de forma eficiente toda el área de la metrópolis. Y aquí es, desde mi punto de vista, donde hay que continuar haciendo grandes esfuerzos para cubrir toda la demanda interurbana con medios de transporte eficientes, económicos y rápidos.

El crecimiento de los sistemas de transporte integrado con metro y bus, tanto interno en la ciudad como en su área metropolitana, hace cada vez más interesante esta opción para el usuario, al tiempo que baja los límites de polución a partir de la disminución del gran número de vehículos de motor de explosión en la gran ciudad. Aún así, creo que hay que avanzar mucho más, y seguir ejemplos de éxito de algunas ciudades donde las redes públicas son tan eficientes que es absolutamente disuasorio el uso de los vehículos privados en la ciudad.

En este apartado creo que vale la pena decir también que los sistemas como los metros y tranvías, que son sistemas muy eficientes desde el punto de vista de la cantidad y capacidad de movilización de personas en estas áreas, tienen una singularidad a destacar y es su consumo de energía eléctrica, lo que los hace mucho más sostenibles medioambientalmente, tanto en cuanto al tipo de consumo energético, como en cuanto a sus emisiones.

Cabe destacar aquí también un cambio de mucho valor medioambiental, como es el de la transformación de los autobuses urbanos y en algunos casos también los interurbanos, con sistemas de propulsión cada vez más respetuosos con el medio, con tendencia a evitar las emisiones de partículas contaminantes ( autobuses eléctricos, con gas, y actualmente experimentales con hidrógeno, entre otros.) En este sentido también podemos hablar del taxi, que, como medio público de transporte en zonas determinadas de la ciudad, aparece cada vez más con motores híbridos e incluso eléctricos, lo que puede resultar un avance muy eficiente en este espacio.

En definitiva, la ciudad tiende o debe tender a ser un espacio libre de humo y de contaminación proveniente de los vehículos motorizados con combustibles fósiles y debe transformarse en un espacio de uso del transporte público, eficiente y medioambientalmente respetuoso, con todos los sistemas de movilidad interna en las ciudades, por eso hay una mayor apuesta de las autoridades locales para potenciar este tipo de movilidad, y es necesario que el usuario tenga la posibilidad real de hacer uso de estos sistemas de transporte en beneficio de todos y del planeta. Pensemos que la mayor parte de los contaminantes indeseados para la atmósfera se generan fundamentalmente en las grandes conurbaciones urbanas del planeta.

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here