El ritmo de consumo de productos forestales como el papel y la madera actualmente es insostenible. Si somos consumidores preocupados e informados y optamos por reducir el consumo, reciclar y escoger la madera o el corcho en lugar de otros productos menos ecológicos, apoyaremos modelos de vida sostenibles en el medio rural y la posibilidad que los bosques nos continúen dando bienes materiales y servicios ambientales.

yoreciclo bosques

El papel

  • El papel y el cartón todavía representan entre el 30 y el 40% de la bolsa de la basura de los europeos; tiramos una materia prima valiosísima. Reciclar papel ayuda a conservar los bosques y ahorra, según estudios de Greenpeace, un 74% de los gases que contaminan la atmósfera, y además, reducen el 35% de contaminación del agua. Tenemos que tener en cuenta que la industria papelera se encuentra entre las principales consumidoras de energía del mundo, las principales generadoras de contaminación del aire y del agua, y de los gases que provocan el cambio climático.
  • Cerca del 40% de toda la madera cortada del mundo para usos industriales se destina a la producción de papel: el 17% proviene de bosques vírgenes o primarios, el 54% de bosques secundarios y el 29% de plantaciones forestales.
  • Como mejor opción para nuestro uso, tenemos que buscar el papel 100% reciclado postconsumo, que tiene en cuenta el origen de la fibra, para que no provenga de la destrucción de bosques primarios, y el proceso de fabricación, con un proceso de blanqueo garantizado sin cloro.

La madera

  • Debemos cerciorarnos que los productos que compramos han sido producidos en bosques bien gestionados en los que los productores garanticen la adopción de prácticas sostenibles de gestión forestal. A través del etiquetado con certificación forestal, nos aseguramos que todos los productos son sostenibles desde el punto de vista social, económico y ambiental.
  • El sistema de certificación forestal del Consejo de Administración Forestal, es el sistema con más credibilidad y el que ha conseguido un grado más grande de consenso entre los diferentes agentes implicados. En el Estado español tiene el apoyo de los grupos ecologistas, de las organizaciones de comercio justo y de cooperación al desarrollo de los sindicatos.
  • Los bosques españoles haría falta que se gestionaran de manera sostenible para producir madera, corcho, resina y otros materiales, y la sociedad tendría que invertir en su mantenimiento debido al abandono y la carencia de gestión. El diez por ciento de los bosques ibéricos por el contrario, tendrían que permanecer intactos para finalidades relacionadas con el mantenimiento exclusivo de la biodiversidad, la investigación o la reserva genética. Nuestros bosques deberían ser objeto de interés político durante todo el año, no sólo en la época de incendios y se tendrían que articular herramientas de financiación e incentivos económicos para los propietarios forestales que se dediquen a la gestión y mejora de los bosques.

Autora: Maria Cacheda, arqueóloga y divulgadora del patrimonio cultural

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer Bio Eco Actual

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here