La forma tradicional de introducir nuevos alimentos a partir de los 6 meses ha sido en puré o papilla y dados con cuchara; sin embargo muchos padres están descubriendo una nueva forma más placentera y natural. En inglés este “método” se ha llamado baby-led-weaning, y significa que es el bebé quien se alimenta a sí mismo usando sus manos y escogiendo en cada momento el tipo y la cantidad de alimentos que desea comer.

Baby-led-weaning vegetariano

¿Cuáles son las ventajas del baby-led-weaning?

  • Es más fisiológico. Igual que insistimos en que el bebé pequeño tome pecho a demanda, el paso a la alimentación sólida debería ser similar. Los niños pequeños saben cuándo y cuánto necesitan comer. Si respetamos sus necesidades evitaremos sobrealimentarlos y prevendremos una futura obesidad.
  • Se favorece su desarrollo neurológico: los niños practican desde muy pronto sus habilidades motoras: tocan los alimentos, los examinan, se los llevan a la boca, mastican y tragan.
  • Requiere mucha menos preparación, el niño come desde el principio de forma similar al resto de la familia. Desaparece la tensión y la preocupación porque coma una determinada cantidad. El bebé aprende a disfrutar con la comida.

¿Cómo se hace?

  • Empezaremos cuando el bebé sea capaz de mantenerse erguido en posición sentada, muestre interés por otros alimentos (mirándolos, tratando de alcanzarlos) y haya desaparecido el reflejo de extrusión. Esto suele ocurrir alrededor de los 6 meses – pero cada niño es diferente.
  • Durante el primer año ofreceremos siempre antes el pecho (o fórmula).
  • Delante del niño pondremos diferentes alimentos adaptados a su edad y dejaremos que escoja cuál y cuánto quiere cada vez.
  • Debemos estar siempre presentes para ayudarle si se atraganta – primero le observamos (ellos aprenden rápido a expulsar el alimento por sí mismos) y si no puede se lo sacamos nosotros de la boca.
  • Es importante que tengan agua cerca.
  • Nunca los obligaremos a comer.

¿Qué alimentos ofreceremos?

  • Verduras y hortalizas cocidas y partidas: brécol, coliflor, patata, calabaza, boniato, zanahoria, guisantes, calabacín, aguacate…
  • Fruta madura o parcialmente cocida y en trozos pequeños.
  • Pan integral, arroz integral con lentejas, quinoa, cuscús, pasta desmenuzada, hummus.
  • Trocitos de tofu bien cocinado. Tempeh desmenuzado. Salchichas, albóndigas y hamburguesas vegetales desmenuzadas. Huevo cocido o en tortilla, si coméis huevos en casa.

Os animo a leer más sobre este método y a aplicarlo con vuestros hijos. Seguro que todos vais a disfrutar de esta época especial

Autora: Miriam Martínez Biarge, Médico Pediatra

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer Bio Eco Actual

Deja un comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí