El gluten es una proteína que encontramos en las harinas, pastas y otros alimentos elaborados con trigo, centeno, cebada, kamut, espelta y en menor medida avena. El gluten es la sustancia que hace subir el pan durante la fermentación y el horneado. El seitan es prácticamente todo gluten, y por eso es tan esponjoso.

dietas sin gluten dietes sense gluten

Alrededor del 1% de la población es intolerante al gluten: su organismo produce una respuesta inmune contra las proteínas del gluten cuando éste llega al intestino. La enfermedad celíaca y en menor medida, la sensibilidad al gluten, son enfermedades que se producen en personas con predisposición genética. Deben ser diagnosticadas por un médico especialista después de realizar un estudio apropiado. Las personas celíacas deben seguir una dieta estricta sin gluten durante toda la vida, ya que incluso pequeñas cantidades de gluten, aunque no produzcan síntomas inmediatos, pueden dañar el intestino, alterar la absorción de nutrientes e incrementar el riesgo de ciertas enfermedades.

En años recientes ha habido una tendencia a considerar las dietas sin gluten como más “saludables” y al gluten como el responsable de los más variados síntomas: desde migrañas y erupciones cutáneas hasta problemas digestivos y sobrepeso, pero nada de esto se ha podido probar. Lo que sí han mostrado numerosos estudios es que el consumo de cereales integrales, incluyendo aquellos con gluten, está relacionado con menor incidencia de enfermedades crónicas.

Las personas no celíacas o que no tengan una sensibilidad clara diagnosticada por un médico no deben evitar los alimentos con gluten. Los cereales con gluten, en su forma integral, son ricos en vitaminas, minerales y en prebióticos: sustancias que ayudan a mantener una flora intestinal sana.

Si sospechamos que nuestro hijo/a pueda ser celíaco/a, debemos acudir pronto a nuestro pediatra para confirmarlo

Los síntomas de intolerancia al gluten en bebés y niños son: escasa ganancia de peso, irritabilidad y falta de energía, anemia, diarrea crónica, abdomen prominente y vómitos frecuentes.

Es importante empezar a dar gluten a nuestros bebés pronto, alrededor del 6º mes. Retrasar la introducción del gluten no previene la aparición de intolerancia. Es mejor empezar poco a poco: ofreciendo unas cucharadas de papilla de copos integrales de avena y/o trocitos de pan integral de levadura madre para que el bebé los mastique. Más adelante podemos darle además pasta integral, cuscús, bulgur, y panes de otros cereales como centeno.

Autora: Miriam Martínez Biarge, Médico Pediatra, www.mipediatravegetariano.com

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer Bio Eco Actual

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here