Existen plantas de uso tradicional que contribuyen saludablemente a la reducción del colesterol y a mejorar el metabolismo del azúcar.

Para  conseguir bajar el colesterol y ayudar a regular la glucemia, es esencial modificar hábitos alimentarios y optar por no incluir en la dieta productos con grasas saturadas (bollería, repostería, embutidos, grasas animales…), frituras y azúcares simples e incluir cereales integrales, completos (avena, trigo sarraceno, centeno…) y especialmente aquellos ricos en glucanos (avena), esto nos ayudará al control del colesterol y a una absorción lenta de los hidratos de carbono al torrente circulatorio. Las semillas integrales y las legumbres contienen una gran riqueza en fibras solubles que ayudan a reducir el colesterol malo (LDL) y a facilitar su eliminación vía fecal, contribuyendo también al control de la glucemia.

Los vegetales y las hortalizas frescas permitirán de forma eficaz aumentar nuestro status antioxidante, fundamental para la protección de nuestro sistema circulatorio y arterial. También la fitoterapia puede ayudarnos, existen plantas de uso tradicional que contribuyen saludablemente a la reducción del colesterol y a mejorar el metabolismo del azúcar.

cholesterol azucar plantas

Entre las plantas que contribuyen al control del colesterol destaca la alcachofa que posee sustancias como la cinarina que interfiere en la síntesis del colesterol; las bayas de espino amarillo que contribuyen a proteger el sistema cardiovascular; y la alfalfa y la velosilla que nos ayudarán a la reducción del colesterol y los triglicéridos sanguíneos.

Por otro lado también existen plantas que contribuyen a mejorar el metabolismo del azúcar y a reducir su nivel en sangre. Plantas como la canela, las hojas de eucalipto, las vainas de judía, la salvia y las yemas de arándanos, ayudarán a reducir el nivel de glucosa en sangre.

Finalmente la actividad física, un estilo de vida sano y la eliminación del tabaco y el alcohol potenciarán de forma importante su reducción. El ejercicio físico regular, adaptado a cada persona y situación es uno de los factores de protección más importantes para mantener a raya el colesterol y la glucemia,  que nos ayudará además a proteger el sistema cardiovascular y a disminuir el riesgo de síndrome metabólico.

Autora: Maribel Saíz Cayuela, Licenciada en Ciencias biológicas
Bio Eco Actual Marzo 2017

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here