El drenaje linfático manual (DLM) requiere un profundo conocimiento de anatomía y fisiología. El sistema circulatorio linfático, es todavía un gran desconocido y sigue habiendo bastante confusión respecto a la importancia del sistema linfático y su función. De entrada, si dejara de funcionar, se produciría una gran acumulación de líquido, una gran hinchazón y falleceríamos en menos de 24 horas.

El drenaje linfático manual: Una técnica sutil con importantes beneficios

El sistema linfático forma parte del sistema circulatorio y del sistema inmunológico y su principal función es recoger y transportar el exceso de nutrientes y desechos metabólicos de las células a la circulación (manteniendo así el volumen de la sangre: la volemia) y participar en la defensa del organismo. Es un sistema abierto, al contrario que el circulatorio que es cerrado. Transcurre paralelo a las venas y sigue su mismo sentido. Pero tampoco tiene una bomba que impulse su flujo (como hace el corazón en el sistema circulatorio) así que necesita del movimiento de los músculos, del latido de las arterias próximas a los vasos linfáticos y de un mecanismo especial de válvulas.

El drenaje linfático manual (DLM) requiere un profundo conocimiento de anatomía y fisiología

Los ganglios linfáticos son una de las estructuras más importantes del sistema linfático y  aparecen, en zonas estratégicas, a lo largo de todo el recorrido de los vasos linfáticos. Son una especie de centros de depuración que se encargan de  detectar los agentes patógenos, combatirlos y reparar los daños. Filtran la linfa para eliminar toxinas y producen anticuerpos.

Es ya en el siglo XX cuando se descubren los mecanismos de desplazamiento de la linfa y cuando surge la técnica del drenaje linfático manual tal y como hoy la aplicamos.

La técnica manual de drenaje linfático pretende movilizar y evacuar las acumulaciones de líquido

En 1930, el Dr. Vodder y su mujer, que trabajaban como masajistas con pacientes que se sometían a la cura de resfriados, comprobaron que todos ellos tenían los ganglios linfáticos del cuello muy inflamados. Publicó su primer trabajo al respecto en 1936 y en 1966 se creó la Sociedad de Drenaje Linfático Manual  y la Escuela de Drenaje Linfático Manual. Más adelante, en 1976, se integró en la “Sociedad Alemana de Linfología”. En el campo de la estética, es también una técnica muy apreciada que se aplica en tratamientos faciales y corporales, como desintoxicante y equilibrante, para  mejorar  la nutrición celular y ayudar a la regeneración de los tejidos.

La técnica manual de drenaje linfático pretende movilizar y evacuar las acumulaciones de líquido que se generan en los tejidos, aplicando para ello, de forma regular, rítmica y sistemática, una serie de maniobras muy sutiles.

Lee la segunda parte del artículo aquí

Autora: Marta Gandarillas, Periodista especializada en Salud Natural, Titulada superior en Naturopatía

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer Bio Eco Actual Febrero 2020

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here