Los primeros mil días son los que van desde la concepción hasta el segundo cumpleaños, es decir, comprenden el embarazo y los 2 primeros años de vida. La alimentación de los bebés en sus primeros meses de vida es muy importante.

alimentación bebes

¿Qué son los primeros mil días y por qué se consideran esenciales?

Durante este periodo (de los primeros 1000 días) ocurren dos hechos de la máxima importancia que van a tener una trascendencia enorme en el resto de la vida: por una parte es el periodo de mayor crecimiento y desarrollo del cerebro; y por otra es el período en que la alimentación va a determinar la salud de etapas posteriores.

Para desarrollarse correctamente el cerebro del bebé necesita una buena nutrición, antes y después de nacer. Algunos nutrientes son clave en esta etapa y debemos asegurarnos de que su aporte está cubierto:

  • Ácidos grasos poli-insaturados. La grasa es un componente esencial del cerebro humano. Es importante tomar semillas variadas a diario, pero además es recomendable tomar 500 mg de DHA vegetal durante el embarazo y la lactancia, pues esto se ha relacionado con mayor capacidad cognitiva y mejor función visual en el bebé.
  • El déficit de yodo sigue siendo la primera causa de deficiencia mental prevenible en el mundo. Por esto se aconseja a todas las embarazadas y madres lactantes que tomen suplementos de yodo.
  • Vitamina B12. La deficiencia causa daños cerebrales irreversibles y detención del desarrollo normal del cerebro. Asegurar unos buenos niveles en el embarazo y tras el nacimiento es inexcusable.
  • Los bebés tienen altas necesidades de hierro, especialmente entre los 6 y los 18 meses. El hierro es indispensable en el proceso de aprendizaje. Los bebés que tardan tiempo en empezar a comer alimentos sólidos ricos en hierro se pueden beneficiar de tomar un suplemento durante unas semanas – esto debe estar siempre prescrito por un pediatra.

Para desarrollarse correctamente el cerebro del bebé necesita una buena nutrición, antes y después de nacer

Consideraciones importantes sobre la alimentación de los bebés

El otro aspecto importante de este periodo es que una mala dieta predispone a padecer enfermedades crónicas en la vida adulta (incluso aunque posteriormente la dieta mejore). Esto se llama “programación”. Sabemos que las dietas altas en proteínas de origen animal, grasas saturadas, sal y azúcar en los primeros 2 años son particularmente dañinas, pues “programan” al organismo y lo hacen más vulnerable a padecer obesidad, hipertensión y diabetes. Es por ello que en este periodo debemos extremar las precauciones, evitar todos estos factores negativos en la dieta de los bebés y potenciar el consumo de leche humana, que es el  “súper-alimento” natural durante los 2 primeros años de vida.

Autora: Miriam Martínez Biarge, Médico Pediatra

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Octubre 2020

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here