Nunca es demasiado pronto para hacer comprender a los niños la importancia de la alimentación para la salud, a través de la enseñanza de buenos hábitos en la mesa. Los primeros años tenemos un gran abanico de posibilidades que ofrecerles a los niños, ya que el paladar se educa y para ello es esencial que conozcan y prueben la mayor variedad posible de alimentos, que se familiaricen con texturas, sabores, colores… A la hora de planificar las comidas de los peques tendremos siempre en mente el incluir verduras, proteínas y cereales integrales. Sobre estos tres pilares crearemos menús nutritivos.

alimentación infantil
123rfLimited©yanadjana

Los pilares de la alimentación infantil

Las legumbres son una fuente vegetal de proteínas, aportan fibra y son muy versátiles a la hora de cocinar. Podemos incluirlas salteadas con aceite de oliva y especias (comino, pimentón dulce, cebolla en polvo, curry…), en untables como el clásico hummus, en potajes o todo tipo de platos de cuchara, y no olvidarnos de hamburguesas, nuggets o salchichas, ya que son formatos muy atractivos para niños y adolescentes.

Otras formas de incluir y variar las proteínas diarias en los menús familiares son mediante los derivados de la soja que, si bien es también una legumbre, merece una mención especial. El tofu se puede ofrecer a los niños desde el comienzo de la alimentación complementaria y se presta a todo tipo de presentaciones. Más adelante podemos introducir platos con soja texturizada: pasta boloñesa, rellenos para lasañas, albóndigas…

El tofu se puede ofrecer a los niños desde el comienzo de la alimentación complementaria

El seitán y el tempeh también son proteínas vegetales muy versátiles. Por ejemplo, podemos hacer unos guisantes salteados con daditos de seitán, o bien, seitán empanado tipo “libritos”, colocando un poco de queso de anacardos o de almendras entre dos filetes de seitán y rebozando pasándolos por una solución de agua y harina de garbanzo y después por pan rallado de espelta.

En cada comida es importante incluir frutas y verduras, si puede ser en crudo sería ideal, y se consigue por ejemplo con una sencilla ensalada, o hervidas, en puré. Ya, cuando llegue el verano, se puede optar por cremas frías como el gazpacho o la vichyssoise.

Los cereales son una fuente de energía necesaria para los niños. Mejor elegirlos integrales. La variedad es enorme: pan y galletas de espelta, arroz, mijo, cous cous, pasta…Son de especial interés la quinoa y el trigo sarraceno, ya que ambos ofrecen un aporte mayor de proteínas y con ellos se pueden preparar también gran variedad de platos.

Autores: Iván Iglesias, Chef y profesor de cocina vegana y Estela Nieto, psicóloga, Master en psicopatología y salud, y especialista en psiconutrición

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Enero 2022

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here