Una vez que el bebé ha empezado a probar alimentos nuevos, generalmente entre los 5-6 meses (ver entrada anterior), lo lógico es que cada vez empiece a comer más sólidos y menos leche, pero esto es muy variable. Algunos niños y niñas avanzan muy despacio con la alimentación complementaria; otros muestran mucha curiosidad y apetito. Ambas situaciones son normales mientras el bebé siga sano y creciendo bien.

6 meses
123rfLimited©highwaystarz

La alimentación complementaria debe ser como la lactancia: a demanda. Nosotros ofreceremos al bebé diferentes alimentos a diario y el bebé elegirá cuánto de cada uno come en ese momento. En todos los casos, la leche materna o la de fórmula van a seguir siendo la fuente principal de nutrientes para el bebé hasta que cumpla un año.

Prevención de alergias alimentarias

A partir de los 6 meses es importante introducir cuanto antes aquellos alimentos que con más frecuencia causan alergia. En el caso de las dietas vegetales estos son los cacahuetes, frutos secos y semillas. Una vez que el bebé ya lleva unos días comiendo cereales, legumbres, frutas, verduras, y yogur de soja, hay que empezar a introducir, de uno en uno y en cantidades muy pequeñas (media cucharadita de postre o menos), un fruto seco y comprobar que el bebé lo tolera bien. Siempre ha de ofrecerse completamente molido o en crema y mezclado bien con otro alimento. A lo largo de los días siguientes aumentaremos la cantidad si la tolerancia es buena. Cada 5-7 días se puede introducir un nuevo fruto seco o semilla. Si el bebé tiene dermatitis atópica o si hay alergias alimentarias en la familia, consulta con tu pediatra antes de iniciar este proceso.

Los bebés de familias veganas no necesitan probar alimentos animales como el huevo para ver si los toleran o no. Esto solo se debe hacer con los alimentos que forman parte de la dieta familiar.

Menú familiar

Los bebés no necesitan alimentos especiales “para bebés” y lo mejor es que coman lo mismo que el resto de la familia cuanto antes, para ellos preparado sin sal. Si la alimentación familiar se basa en alimentos vegetales integrales poco procesados, solo hay que adaptar el formato de los alimentos a sus capacidades. Siempre que sea posible usaremos para ellos variedades ecológicas.

Si la dieta familiar no es “tan buena” e incluye un gran porcentaje de productos precocinados y procesados ricos en sal y aditivos, este es un buen momento para hacer cambios y mejorarla. Tu bebé va a comer lo que tú comas, no lo que tú le digas que coma. ¡Si no es apto para tu bebé tampoco es la mejor opción para ti!

Autora: Miriam Martínez Biarge, Médico Pediatra

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Febrero 2024