¿Qué puede comer un bebé pequeño a mediodía y por la noche? A mediodía, si puede sentarse a la mesa con uno o sus dos progenitores, o con otros familiares, lo mejor es seleccionar uno o varios alimentos de la comida de los adultos, adaptándolos si es necesario. Es importante que siempre ofrezcas al bebé a esta hora al menos una porción de verduras y al menos una porción de legumbre cocida, hummus o tofu.

Comidas y cenas bio y
123RF Limited©reana

La comida para el bebé no debe llevar sal, pero sí puede llevar hierbas aromáticas y especias y es bueno que los bebés prueben estos condimentos desde muy pronto. Por ejemplo, si preparas un guiso de garbanzos y calabaza para toda la familia, cocínalo sin sal, pero prepara el sofrito con aceite, cebolla y otras hortalizas como lo harías habitualmente, y añade cúrcuma, comino, hierbas provenzales y una pizca de pimienta, por ejemplo, o cualquier otra combinación de especias que uséis habitualmente en casa. Asegúrate de que los garbanzos y la calabaza están bien tiernos. Una vez cocinado, reserva una porción para el bebé y si queréis, añade sal (siempre yodada y en pequeña cantidad) a la parte de los adultos.

Dependiendo del momento madurativo del bebé y de sus preferencias, puedes triturar su porción del guiso y ofrecérselo con cuchara, o puedes triturarlo, añadir un poco de miga de pan o copos de avena, amasarlo y formar croquetas o mini-hamburguesas para que el bebé las vaya cogiendo con sus manos y masticando. Más adelante podrás ofrecerle porciones de calabaza cocida y de garbanzos para que los mastique directamente.

Si la comida de los adultos no es apropiada para el bebé por la razón que sea, entonces ofrécele una o varias verduras cocidas, un poco de patata o boniato cocidos y una porción de legumbre o tofu, por ejemplo:

  • Brócoli cocido + patata cocida untados con hummus casero.
  • Boniato cocido + judías verdes cocidas + tiras de tofu a la plancha.
  • Hamburguesitas caseras de alubias, patata, calabacín y zanahoria.

Siempre que puedas, elige verduras de temporada, locales y de producción ecológica.

Después de estos alimentos, si el bebé tiene más hambre, ofrécele una porción de fruta madura de temporada y unos sorbos de agua. Hasta los 9-10 meses la mayoría de los bebés no necesitan cenar nada sólido. Sí suele apetecerles una merienda, pero luego están cansados y prefieren tomar leche. Cuando ya empiezan a cenar, están listos para compartir directamente los platos del resto de la familia, y no es necesario prepararles nada aparte.

Autora: Miriam Martínez Biarge, Médico Pediatra

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Abril 2024